La rubia pidió un regalo siempre pedía algo

Alguien que la contenga que nunca la deje sola

Y sigue caminando las veredas del día

Las calles de la noche…

 

Los chinos de los barcos del puerto de Montevideo

Traen mucha plata al hotel Embajador

Se toman todo y la rubia se levanta con olor a pescado

Y mil dólares en el bolsito naranja

Los chinos se durmieron antes de desvestirla

Esa noche tuvo suerte…

 

Dice que salió de la cáscara de un huevo

Que fue un patito amarillo

Confundido con una gallina blanca

 

Reaccionaria desde sus comienzos

Se resistió a ser gallina come gusanos pone huevos

Y a los 17 se pelò de 33 a Juanico

 

Trabajó la uva la bodega la esclavizó

En la bodega debutó entre roble y palas de inoxidable

Y no supo si era su sangre o la de Cristo en el suelo

Pasaron por el lugar los trabajadores del turno

Y recibió el amor de todos y no sabía bien de que se trataba

 

Por la ruta 5 un camionero la llevo hasta Canelones

La guardo en una pieza vieja y húmeda

Cocinaba lavaba y pensaba si era una gallina realmente

Intentò volar desde el techo de la casilla

Se rompió un brazo se machucó la frente

Y desistió de ser una bataraza confirmado el patito

 

Se fue al Canelón Chico y nadó 24 horas

Lavó su cuerpo de sus culpas inexistentes

Y en el frigorífico pelaba los huesos de la parte trasera

Instó a mejorar los salarios con los primeros paros

Duró poco y la revolución quedó para otro momento

 

Su amiga la anima a ganar plata fácil

Vivió con ella en la ciudad vieja de Montevideo

En pocas semana la ropa llenaba su placard

Le sobraba dinero para emborracharse cada noche

Después del trabajo, después de enjugar su boca con alcohol

 

Llegó al Sheraton y fue primera página de un book ejecutivo

Sin saber su nombre la encontraron muerta

Dentro de una limusina sobre la rambla portuaria… 

 

Sigue leyendo a Óscar Alberto Marchesin