(Buscado Tan Solo Muerto Y Disperso Nunca Entero)

 

Reflexiones pobres, degradantes, irreflexivas

Me transmiten sensaciones irreferentes e irreverentes

 

Caídos del catre verde

Y disperso en el tiempo polvoriento

 

Cada uno de todos mis brazos los externos e internos

Mil dedos al abismo, son todas las formas de tragedia

 

Conocidas o no, purgatorio y Dante incluidos

En un abrazo fracasado a pesar de todo

Todos ellos dispersos, intactables

 

Y cada una de todas mis piernas es un camino coartado

Es imprevisible la posibilidad de sorpresa

 

Y no son una proyección mis ojos sobre la tierra

De ese universo abstracto que dilucida puntos

De luz difusa, entre sonidos intermitentes

 

Tan dudosos como sus seres

De colores irreconocibles

 

Será todo el brillo del ocultamiento la duda

Un prolongado sendero se aclara se enceguese

 

Se ocupa se escala, se impregna de vírgenes

Desoladas que ya no esperan nada

 

Y rojos genios nada comunes de montañas agujereadas

De queso, computadoras irreflexivas tienden a la locura

Y en sus pantallas mis nombres todos y las noticias

Buscado tan solo muerto y solo disperso

 

Se apilan ángeles guardianes resucitados de las raíces

De pequeños árboles metálicos

Sin pájaros nocturnos sin hojas amarillas

 

Sin el viento caliente, cien grados farenhaid

Las nubes negras, las botas, transpiración y sequía

 

Conjunción de mis brazos y piernas todos

Entre confusas manchas rojas

Simulando la tinta de mis escrituras la sangre

De mis cuerpos

 

Y el viento norte gira cada vez mas fuerte y perfora

Desordenando el cosmos que se pregunta

Sin respuestas posibles, malformando mis rostros

Malgolpeando mi carne deforme

 

Contra los globos de rayos rojos contra los cubos translúcidos

Disperso irreverente sucio de polvos estelares

La máquina me atrapa a diario, el sistema ordena mi mente

 

La muele me digiere luego cercena todos mis miembros

Pone todo y cada cosa en su lamentable lugar

una cosa para cada lugar

 

Hoy ya no estoy

Encasillado, atrapado, diseminado, nunca buscado

 

Sigue leyendo a Óscar Alberto Marchesin