En la esquina de casa

                        Lula saltó arriba de un sapo

                        y lo reventò, todos se acuerdan

                        de olvidarse, pero yo desde ese día

                        estuve del lado del sapo

 

                        mi vecino se fue a los diez años

                        todos los veranos peleábamos

                        desde la ligustrina puños llenos

                        de hojas verdes, desatábamos la guerra

 

                        y las hojas picaban adentro de la remera

                        hoy regresó de hace quince años, otra cosa

                        lo recuerdo mirando las medianeras

 

                        estaba pensando por la ventana

                        el gato tomando sol en el césped

                        los gorriones se revuelcan por el aire

                        ¿quién tiró los gatos arriba del techo?

 

                        y de repente, lo inesperado

                        un zorzal bajó en picada

                        y le dió un picotazo en el cráneo

                        el gato sólo atinó a disparar

                        entre los barrotes de la verja                  

                       

                        el pájaro remontó el vuelo

                   lástima que no tenía una cámara para filmarlo

 

                        hundido como estoy en el sillón

                        sólo alcanzo a ver las antenas

                        y en las puntas pájaros

                        las patitas flotan en el aire

                        y algún ala bracea desesperada

                       

                        apoyé los codos en el alféizar

                   de la ventana: los cuerpitos estaban ensartados

                    en las varillas, asándose al sol del mediodía

                        a fuerza de observar vi

                    cómo se llevaba el tenedor a la boca

                        lo limpiaba de un bocado

                 

                      cuando se acabaron los pájaros empezó

                      a pinchar aceitunas

                      ese que sale del Banco se llevó

                la peor parte por repetir la palabra amortizar

 

                        ahora escupe el carozo calle abajo

                        que rueda y rueda hasta atorarse

                        en una boca de tormenta

 

                          cuarta la velocidad

                        del ventilador de techo para pasar la noche

                        cuando sólo raspa una

                        impresora solitaria en el primer piso

                        y el pensamiento inquietante en el mar

                        contra toda serenidad que transmite

                        la montaña, la noche pasa

 

                       abajo alguien acelera el motor

                       en punto muerto

                       llevo la mano derecha, a la parte posterior

                      del cuello y palpo vertebras huesudas después

                      el auto se va por la ruta y al alzar la cabeza

                      las vértebras desaparecen

 

                     a gran distancia del mar los edificios y el viento

                     arreglados para romper como las olas

                     y mi respiración sorda deciden hacer algo: porqué

                     a las cosas hay que estarles encima para que salgan

 

                como abrir alguna ventana donde no la hay                              

                salgo a ver el mar, sentí el zapato flojo

                antes de ver los cordones sueltos

                los pies levantan la carga de todos mis ostáculos

                crucé la calle y miré el fin del camino

 

                las hojas tridáctiles de los plátanos

                se agarran al suelo después de la lluvia

                la ruta me sacó de esa apatía ballesterosa

                conocía el modelo de todos los autos

                que veía por la ventanilla

                y no así el nombre de los árboles

                que se interponían

 

                de día vi una escuela entre los jacarandaes

                y un coro de chicos se escuchaba en la noche

                cuando las fábricas

                abren clandestinamente las chimeneas

                cierro la ventana de la brisa nocturna

 

                el auto era blanco y la noche negrísima

                no cantamos ninguna canción

                estábamos en el ojo de la tormenta

                tratando de evitar un rebrote de la enfermedad

                noviembre en la primavera de los motores

 

                cambiamos de lugar cerré los ojos

                podía aún reconocerlos por el pistoneo del motor

                y el golpeteo de las válvulas

                los camiones agitaban el bote

                y en cada curva que daba

                las cassettes rodaban por el tablero

 

                un trueno afinaba

                        el motor de la tormenta

 

                        como puesta a punto

                        hicimos un tramo del camino a 40

                        persiguiendo nubes que se trasladaban sin moverse

                        escuchando al cielo correr los muebles

 

                        Panamericana

                        hombrecitos con vida

                        hallaron sangre y tejido humano

                        en la sangre y tejido de un hombre

                        cerré los ojos

                       

                        y al amaestrar el pensamiento

                        que adentro aletea sepultado

                        entre brumosas siluetas de montañas

                        atormentadas por canciones perfectas como llovizna

                        la ventana empañada desviste a medias

                        ese montón arropado por el viento

 

                        esqueletos enloquecidos desempañan

                        las nubes del estandarte invadido de estrellas

                        en plena noche

                        un perro rompe a correr

                        y sin más

                        desaparece a la vuelta

 

                        algo chilla

                        prematuramente

                        y es atropellado por el grito

                        nace un pensamiento

                        y no sabe donde instalarse

 

                        tuve un sueño que se aplastó en la banquina:

                        yo sacaba un bebé del camino

                        y lo arrojaba en la cuneta

                        en el bar, el café es negro

                        y la taza es blanca

                        dos mujeres se patean por debajo

                        de la mesa mientras discuten

                       

el murmullo retrocede sobre el grito de un nene

                        y todos son aplastados por la bocina de un auto

 

                        dos jóvenes ángeles deciden enamorarse

                        y era tal el abrazo desmesurado en el profundo amor

                        que los fundía su fútil intento de fusionarse

                        que a la brevedad el diablo metió la cola

                        y fueron tres los ángeles desdichados

 

                        entre

                        caminos empedrados con huesos

                        soles

                        y perros desnudos

                        callejean gestos

                        afectados de cierto enfado, no

                        al tumultuoso mar recluido de gente

                        sino hacia la ceniza

                        que va sigilosamente

                        arrugando lo decrépito

 

                        un viejo se sienta al lado

                        y contempla el entorno con desasosiego

                        en otro banco otro viejo dormita

                        un perro rasca las patas en el cemento

                        otro por instinto caza una paloma

                        y la arroja hacia arriba pretendiendo volver a matarla

                        porque muerta no sabe para qué podría servirle

 

                        los chicos de la calle son como

                        un puñado de semillas que crecieron como pudieron:

                        se escaparon con la ayuda del viento

                        y ahora huyen de él

                        con gusto comerían lo que desechan

                        los perros gordos, de los viejos ricos

 

                        justo antes de los aplausos

                        que producen las alas de una bandada de palomas

                        espantadas sobre mi cabeza

                        como se reagrupan, planean y se agolpan

                        chapotean y anidan

                        los pensamientos estrictamente despectivos de

                        todo y

                        todos en mi cabeza

                        ensayo un piedrazo con amague

                        del brazo

 

                        la venganza reparte la culpa

                        unos matan

                        otros miran y se ven reflejados en lo que ven

                        y después matan

                        alguien piensa y

                        otro piensa que por pensar no se salvará

                        y se frota la cara

                        alguien se ríe y dice

                        que por frotarse la cara no se va a salvar

 

                        caminé entre los autos

                        el día era radiante sobre la sombra

                        burbujeante y movediza

                        que el smog imprimía en la vereda

 

                        desde la vidriera del acuario

                        un pez amarillo y negro

                        mira pasar los taxis

 

                        hace calor

                        la calle está rajada

                        y hay un bloque de pavimento hundido

                        hay tres autos apretados debajo de un árbol

                        y un pensamiento que dice:

                        describiendo la realidad no vas a entrar en ella

 

                        Punta del Diablo

                        a una habitación blanca

                        un interruptor dos lámparas

                        la cama

                        llegamos de noche

                        y la cabeza adelantándose en el mar

                        los nudos enquistados en el machimbre del techo

                        hacían olas en la madera

 

                        el reloj de pared hace tac tic

                   

                        Y en sentido contrario

                        el corazón

                        galopa

 

                        algo en el tórax

                        está purgando una condena a cadena perpetua

                        en una sombría cárcel de huesos

 

                        ¿qué retiene al corazón

                        y le impide ser puro?

                        respuesta: el indulto

                        las leyes

                        de punto final y obediencia debida

 

                        axial como la corazonada

                        en la muñeca veo mi pulso sin necesidad de palparlo

                        prefiero apagar la luz y contabilizar los ruidos

                        y los estremecimientos del corazón contra el cuerpo

 

                        las palabras están muy separadas

                        y son el resultado de la mayor bajeza con la que

podíamos

                        haber sido creados

                        el tiempo es el testimonio de nuestros actos

                        y el todo trabaja interiormente con lo que uno le

                        cuenta

                        sacudo la mano

                        pero ahí permanece

 

                        ¿y si en un fallo ejemplar

                        las causas de un poder taponado?

                        ¿y si la condena en el osario es

                        a cadena perpetua

                        y la mudanza definitiva?

 

                        tu grupito de rostros desoye los males

                        pero las cosas se caen y rompen

                        abultadas de nudos jamás conocidas

 

                        el perfume de las flores

                        y el alma huyen

                        mientras la flor se pudre junto al

                        cuerpo muerto

 

                        ¿lo recuerdo antes o lo recuerdo después

                        escuchar el viento hojear un diario que dejó de leer

                        hace cinco años?

 

                        ella me llamará

                        desde la otra punta

                        para contarme alguna tontera

                        y yo tendré ganas de alegrarme por algo

 

                        una locura

                        buscando algún equiparamiento entre yo y yo

                        buscando algún equiparamiento entre cielo y tierra

                        entre una cosa y otra

                        encontré la separación

 

                        te necesito para mantenerme junto

                        la radio traduce las vibraciones de la lámpara

                        afuera las cosas se gastaron de ruido

                        apago la radio y la lámpara

 

                        una canción se pegó en el fondo de la lengua

                        como polenta en el fondo de la olla

 

                        a las ocho

                        me despierta el agrio parloteo de las perchas del cuarto

                        contiguo

                        un palomar arropado despertando lentamente con arrullos

                        desquiciados

 

                        las perchas siguen picoteando el hierro donde se posan

                        cada una trina con áspero grito

                        un grito variable según su predestinación en el caño

                        y según la encarnizada devoción en que se encuentra la

                        mano

                        culpable de sus bailoteos

 

                        frondosidad

                        no hay una mejora, un aprendizaje

                        estamos parados frente al mismo deseo hombre

                        que contribuimos a deformar

                        un acostumbramiento hay

                        cierta familiaridad con nosotros mismos

                        un empequeñecerse al recordarlo

                        y un desguace

 

                        el espíritu

                        es como un librito para colorear en los figurines

                        de nuestros cuerpos

                        despliego un papel y grito:

                        no me queda lindo el cuerpo

                        y más holgada el alma me enflaquece

 

                        revelación

                        el detalle irrumpió en el ojo

                        y no tenía una visión abarcadora de las cosas

                        hasta hace poco creía que había cosas ocultas

                        no hace mucho descubrí que no hay cosas ocultas

                        las cosas recién se revelaron

                        lo que hasta ayer era oculto hoy se descubrió:

                        sólo lo velaba su descubrimiento

 

                        ellos

                        se eximen

                        al calor de los acontecimientos

                        hacen pis y no hacen pie

                        en un mar de fondo

 

                        yo

                        vine de lejos

                        vine a ver el mar

                        pero estaba alambrado con turistas

                        y no resultó

                        no pudimos hablar

 

                        quemándome las patas en la arena corro hasta el agua

                        el elemento del fuego se queda en la costa

                        la condición mortal de los brazos nadan para alejarse de

                        la costa

 

                        hasta que el movimiento de las olas muy lejos de la playa

                        borra las casas

                        el ruido disonancia y silencio se borran

                        se borran las olas

 

                        me vuelvo hacia la costa y hacia atrás

                        pataleo en el lugar

                        movimientos y patadas se vuelven armoniosos

 

                        el corazón no conoce calma más desprovista de altibajos

                        tardo una hora en salir

                        nado 10 kilómetros

                        la necesidad:

                        sacar a la superficie

                        las brazadas

                        en cámara lenta

                        cuando campea el viento

                        y el mar está lleno de abolladuras

 

                        los sobrevivientes

                       superficialmente vivos ni vivos ni muertos

                  son como un ahogado que en su deseo de hundirse

                  lucha innumerables veces contra la superficie

                        decididos a llegar al fondo de la cuestión para saber

                      cuáles son los sentimientos que nos hunden

 

                ella se tira juiciosamente desde una piedra

y nada hasta mi, el sol pasta

                        sobre el mar que amarillea

                cada granito de arena era un parlante micrófono

 

                        en el cielo

                        el molde del humo aún se vislumbra

                        en los restos calcinados

                        de las brasas del cuerpo

 

    en la tierra la lápida no desoculta algunos rasgos

                        incorruptibles por el tiempo

                        como la sugestión precaria de las formas

que se deshacen y se crean precariamente

  en el nombre del cuerpo, edad y fotografía

 

                        al batir el océano en un mar de fondo

           saqué a flote una violenta ola de desaparecido

                  

             país, el país del cielo

             a la distancia del hombre lo llama luz

sin puños, sin alas pero con ojos

             en ese repique de escollos que petrifica el espanto

            

           mira hacia arriba y el abismo es tan alto

                        para su vida erguida en un hueso práctico

                que los hombres se vuelven homicidas, se suicidan

                        o los matan

 

                        la reunión del viento pule las piedras

                        se echó a perder la luz

                        los que murieron no están más

                        están los muertos

                        en las esferas indomables por el ojo

 

                        está la luz que lo contuvo

                        y la música que lo retuvo

                        pero no están los huesos como prueba

                        ni hay una muestra de las cenizas    

 

Sigue leyendo a Oscar Alberto Marchesin