Mi Mente me observa.

Está mal no es lo acostumbrado pero la generalidad no me importa

Veo ciertas mujeres y recuerdo pelos en el bidet

Veo a esas mujeres y me acuerdo de intestinos y ovulaciones

Movimientos execratorios líquidos viscosos y algo de sexo

Están mal también los escapes al aire de muchos vehículos

Y los gritos de los heladeros y la materia de los perros al paso

Los enormes alaridos de la vecina gorda cuando acaba y canta

Su música insostenible para los oídos el polvillo de tantos árboles

Los pasos nocturnos que repican en el silencio de la noche

Me entusiasmé con la fría calma de la tumba

El único alivio compensatorio es quizás saber

Que hubo otros hombres desesperados :

Seneca borges van gogh dalí atila

 

O mujeres desesperadas :

Sacrificadas coperas prostitutas y no muchas poetisas

Hasta las enfermeras nocturnas de neruda

Creo que el crujir de las puertas con vida propia es importante

O un pájaro husmeando el balde vacío de la comida de mi ovejero

Con su panza llena

Dos huecos también vacíos mirándose mutuamente

El mar nocturno centelleando de luces de oxidados barcos

Que te penetran la cautelosa membrana del cerebro con sus faros

Con sus saladas luces que se tocan y se marchan

En busca del amor más sólido de algo sin nombre américa aún no

O conducir largas distancias sin razón como drogado en entre ríos

A través de cristales bajos que te revientan y agitan la camisa

Como un pájaro asustado y siempre el semáforo rojo siempre rojo

 

Fuego nocturno y derrotas y cucarachas chatarra fardos :

Ex empleos ex mujeres ex rostros ex vidas ex viudas ex militares ex ex

Beethoven en su tumba más muerto que judas carretillas rojas

Una carta del infierno firmada por un dios

O dos chicos buenos moliéndose a golpes mutuamente y sus risas

En algún estadío barato lleno de estridente humo más barato

Pero la mayoría de las veces no me importa

Aquí sentado con la boca llena de dientes apretados

Aquí sentado leyendo a hemingway a cardenal a neruda a becker a mi buko

Y a boullok mi amigo y escuchando algún canto  gregoriano o a menphis

Hoy he recorrido el sol las calles de esta ciudad sin ver nada

Sin aprender nada sin ser nada sin traer nada para una idea nueva

Vacío de letras y de regreso a mi habitación

Pasé junto a una vieja que sonreía con una horrible sonrisa

Porque estaba muerta y recuerdo cables en todos lados :

Cables de tostadoras de lavarropas de planchas

Cables para electrocutar cerebros atrapados como peces de colores

En el cristal

Las picanas muy sofisticadas no necesitaban cables

Y mis pies hoy sin plantas

Y sonriendo tampoco los necesitan

Los pájaros se habían ido

A ningún pájaro le gustan los cables o la sonrisa de los verdugos

Y cerré mi puerta por fin

Pero a través de la ventana todo igual :

Sonó un timbre alguien se rió corrió el agua de un water

Y entonces cosa extraña pensé en todos los logros enumerados

Que habían pasado en mi vida o sea el cero es un enorme número

Y en la utn intentaron inculcarme que era la nada

Frente al griterío pasado a deguello

Como arquímedes como nerón como bioy casares

Más bien supongo que nuestra muerte no importaba demasiado

Salvo por una cuestión de eliminación

Un problema de cómo tirar la basura

Y aunque he guardado los escritos del poeta amigo no leo lo que dicen

Pero igual qué hago con mis amarillas manzanas enfermas

Y mi amigo boullok que se fue a escribir tan lejos

Y las puertas del sol abiertas a veces las miro.

 

Sigue leyendo a Óscar Alberto Marchesin