Armar mi caleidoscopio nada fácil resulta
sus mil cristales octogonales apuntan
a toda dirección factible
se trata de acumular todas mis vivencias
en cada uno de los sitios recorridos
por mi cuerpo y más confuso aún resulta
en cada sitio penetrado por mi cerebro

Como poeta describir todas esas vivencias
de las que tan solo participó integralmente mi alma
pero qué es el alma, si nunca ubicaré su lugar
en mi universo negro y muerta al necer
ninguno de mis fantasmas amigos se atreve
buscar su fisonomía, lugar donde descompuesta yace
qué será el infierno, yace en mi profundo infierno

Y me falta una parte para completar mi caleidoscopio
y es la pieza de mi rompecabezas
donde cierran el cajón de mi vidita que fue
que pronto y con mucha suerte si se atreven
seré gusano y abono, extremando mi intención
que ningún Animal se atreva nunca
comer del pasto abonado por la miseria…

 

Sigue leyendo a Óscar Alberto Marchesin