Y nacen niños con ojos profundos o un solo ojo
que nunca interpretarán las diferencias
y de sobrevivir verán que otros niños existen, pero anormales

Tienen dos ojos, leen libros y padres que los instruyen
y ellos nunca supieron de padres, solo jaulas del Islám
y entre los barrotes las tablas de comida cruda de lado, a la tierra

Y por primera vez conocen una nueva palabra, petróleo
y que por esa palabrota mueren o son sometidos, esclavizados
no tuvieron oportunidad de consultar el porqué

Todo muy confuso para pseudo-niños amortizados por un líquido negro
rubios que solo veían ir y venir desde las jaulas
yanquis, judíos, rusos; qué era todo eso si ellos apenas veían alguna penumbra

Y escucharon ruidos confusos, desconocían todo, las bombas…
pero las sintieron en sus cuerpos varias noches, varios días
nunca supieron de tratados, de arreglos, de chantajes

Eran inmuebles aparecidos por acostadas continuas, de costumbre
de qué se trataba la sonrisa, porqué ?
¿Quién nos dijo que debíamos estar aquí, sometidos ?

Y vemos señores grandes y nosotros tan pequeños
esperando lo que ocurra y cuando alguien se digne
permitirnos ser altos como esos señores rubios…

No recibimos explicación alguna y solo vemos
como nuestros nuevos hermanos nacidos a diario siguen preguntando lo mismo
y destrozados de la misma forma…

Porque ahora sabemos lo que son las bombas
las armas químicas y la esclavitud eterna…

 

Sigue leyendo a Oscar Alberto Marchesini