Al puntito negro debajo de tú ombligo, a leer algún poema
que hayamos dejado sin leer en el monumento…
detrás de tu oído izquierdo, rescatar palabras que te haya dicho y no recuerde

En tus labios entreabiertos, devolverte un beso atrevido con sabor
a playa de ese Paran· tan cercano y lluvia fría
a tú cintura brindarle un círculo de besos

Nunca me enteraré de donde vengo y tú tampoco
pero se me ocurre pensar haberte conocido antes de nacer
y como este pensamiento no tiene más asidero

Solo intentaré reparar lo que a˙n sigue confortándonos: clavar en posición
nuestro cuadro sobre la pared de la cama, volver al intento de localizar nuestras almas
armar nuestros corazones destrozados mezclando los trozos

Esperar ese momento que ambos deseamos de volver a estar con Gustavo Cerati
hablaré menos para que puedas expresarte más…
te seguiré acariciando tú cabello dorado aunque el perro de Ramallo nos cele…

Traeré manzanas jugosas de las que más te agradan del árbol del vecino
miles de esas florecitas amarillas de un costado del monumento
caminaré toda la pista del aeropuerto Fisherton donde tantas veces nos despedimos

Y si alguien clama mal, simplemente le diré que estoy tratando de salvar tu sonrisa
nuestras vidas y a tu Rosario natal…
seguiré sin saber de dónde vine pero le sumaré que tampoco se dónde voy…

agradeceré si lo desea lea en…»POEMAS DE VERSO LIBRE»

atte. Lic. Letras, FilÛsofo, Oscar A.M