Todo será abandonado y él entonces huirá consternado      

el turbulento silencio de los castillos será condenado

y por siempre encadenado a los pilares sin tiempo

un iluso intentó asesinar al ilusionista y le arrojó ácido

intuyendo todo futuro lo atrapó en una rosa negra

y lo hizo tiempo muerto más oscuro que el negro de la muerte

el iluso perdido en los confines de la flor suplicaba silencio

los arados campos revueltos levantados del infierno en cavernas

separado el tumultuoso lamento de las jaulas

sin puertas sin barras con osos todopoderosos

gobernantes de jaulones vacios húmedos

desgarrados por tigres omnipotentes

y lágrimas derramadas por siglos

entre las nubes y las ramas de los árboles

una bandada de alcones huye

se golpean se enfrentan chocan sus picos

y entre plumas al viento no tienen destino

y ya no recordarémos el sol caliente

entre nieves eternas

como los ilusionistas de este infierno enloquecido

aplacado moribundo calmo como una bestia

hombrecillo inepto en su increación mal concebida

no pensante de mente seca o sin ella él nunca

pero manteniendo la vigía en el destierro

porque esa noche de insomnio lloró

agitado como miles de hojas secas regadas de lágrimas

cuando la noche penetra habló con los árboles y las flores

e increpó, cuestionó y hasta me pregunto

¿Conocen los años que pasan efímeros

los años sobre los campos revueltos?

¿Conocen las arrugas de los ancianos

comprenden mis comidas entre manos sin uñas ?

¿Conocen el nombre del hombre solitario en este infierno?

¿Conocen qué dolor aplasta la eterna oscuridad

con pezuñas partidas en patas sin piel ?

¿Conocen la noche el frío el hueso roido del hambre

la cabeza volteada, golpeada y doblegada del preso ?

conocen los estanques congelados del hastío

en la tortura del pozo ciego de la conciencia

embarrada de abandono ?

un sol que postrado suplica ser creado

y ramas de árboles en el infrarrojo del cielo iracundo

entonces me voy, pues creo ser un hombre

caminando en silencio admirando la destrucción

no tengo más que una sombra que no es la mía

un bastón partido y un atuendo de prisión perpetua

¡Y para esto aprendí a caminar! ¿ y para esto estudié una vida

para estos amargos y tardíos pasos

donde alguien irritado que nunca supo crear un mísero gusano

sentenció mi infuturo, a mi pobre yo increado ?

pero aprendí algo, el tiempo no existe

son solo pasares, brisas, ventanas abiertas

y mis naranjas doradas de sol hurtadas al infierno

Sigue leyendo a Óscar Alberto Marchesin

No Hay Más Artículos