Para llegar a mis sentimientos, necesitás una pequeña escalera

una caricia suave y las palabras que yo aguardo (lo más complicado)

 

Apartarme de la ventana empapada, llueve

y perdido en el desierto de algún cuerpo

encontrarnos y de frente nadie

 

El color en el calor del crudo invierno

la angustia del extraviado entre espejismos idealizados

el amor no existe, único acuerdo por el momento

 

Apariciones y sueños, mensajeros son de mis sentidos

acallados simples y seguros

 

Un secreto de mis sintidos en tus oidos

palabras puestas por mi dios interior en mis labios

secretas para ese dios y para mi

 

Para llegar a mis pensamientos necesitas una escalera

o un banquito como el de mi abuelo sobre el que murió

un banquito que parta de tus sentidos

 

Sigue leyendo a Oscar Alberto Marchesin