Mi amada se fue a descansar por siempre

Su voz me traía  gloria, alegría, música

Ahora durante años sin horas ya sin tiempo

Mi mente en terapia solo sufrirá la noche

Un resplandor de la luna y sin alegría alguna

El día está solitario delante mío, vacío

Las horas son siglos desérticos, es la venganza del diablo

La muerte no pudo conmigo, huyó escondida tras los muros de la guerra

Agitada, aterrada y agotada, se apoyó en el diablo vil para cobrarse

El olor del azufre mentiroso remarca las palabras apócrifas de seres

Inexplicables de sonrisas eternas no producidas, dibujadas al aleo

Dicen que estoy fuera de mi mente sin alma, un ser sin persona

A pesar de tener ojos, estoy ciego

Por todas estas horas estaroy angustiado , asqueado

También he traicionado mi edad en las diferentes épocas

Dicen ellos que no tengo nada que hacer aquí, pero estoy y no me llevan

La muerte y los diablos de su ejército no tienen brillo ni encanto

No tienen lágrimas en los orificios de sus tres  ojos huecos

El sueño y el cansancio no interrumpen sus actividades de pozo ciego

No admiten seres impersonales que los aguarde y parta en miles de astillas inmortales

Cortados sus labios de besos amargos, avinagrados

Descubrieron ser mortales y temen a ciertos fantasmas impersonales…

 

Sigue leyendo a Oscar Alberto Marchesín