Vida todas estas posibilidades externas y extremas
me conmueven del desfile obligado
para suponer o pensar
o midiendo mi altura solo me dicen que aún estoy marchando
en interminables desleales detestables ritos

renegando de la tierra que pisotean
de tribunas pobres hambrientas llenas de necios
de mí mismo que me reprocho a mi ovejero exterminado
dudo que exista alguien más necio que yo y más desleal
mis ojos que en vano ansían la luz de los objetos despreciables

de la lucha siempre depravada de los errados resultados
de todo de las multitudes
temblorosas y delgadas me rodean y ocupan
los años vacíos e inútiles de los demás
o sea yo entrelazado con los demás

y la pregunta de cada día la triste pregunta
que siémpre está presente vuelve:
¿Qué hay de bueno en todo esto?
Y la respuesta:
Que estás aquí que existen la vida y la identidad

que puedes seguir con el poderoso drama del infierno y escribir
que quizás tú puedes contribuir a él con tú estrofa ser partícipe…

 

 

Sigue leyendo a Óscar Alberto Marchesin