La alimentación desde el descubrimiento de América ha evolucionado muchísimo. Si nos ponemos a pensar en cómo se alimentaban antes y qué hubiera pasado si no se hubieran hecho ese intercambio de cultura gastronómica, nos enfrentaríamos a una civilización, totalmente diferente.

Veamos este cuadro resumen:

 

 
 DE AMÉRICA A EUROPA DE EUROPA A AMÉRICA
Maíz Algodón 
 Frijoles  Cebada
 Patata  Trigo
 Cacao-chocolate  Arroz
 Cacahuete Caña de azúcar 
Tomate  Vid-uvas
 Calabaza  Plátanos
Piña Café
 Aguacate  Naranjas y limones
Maguey-pita  Aceite de oliva
Tabaco Mango 
Yuca-mandioca  Caballo
 Batata Vaca 
 Pavo Cerdo 
 Oro Cabra 
 Plata Oveja 
 Maderas finas Utilización del hierro 
Maíz  Cebada
 Frijoles  Trigo
 Patata  Arroz
 Cacao-chocolate Caña de azúcar 
 Cacahuete  Vid-uvas
 Calabaza  Plátanos
Piña  Café
 Aguacate  Naranjas y limones
Maguey-pita   Aceite de oliva
Tabaco  Mango 
Yuca-mandioca   Caballo
 Batata Vaca 
 Pavo Cerdo 
 Oro Cabra 
 Plata Oveja 
 Maderas finas Utilización del hierro 

Después del siglo XVI, las cocinas africanas y europeas fueron transformadas como consecuencia de la introducción de numerosas plantas importadas de América. La introducción de la papa en la alimentación de los irlandeses, la llegada del tomate a los Estados Unidos, “patria del Ketchup”, o del maíz y la mandioca a África son fenómenos relativamente recientes. Resulta difícil, por ejemplo, imaginar la cocina italiana sin las pastas (procedentes de China, pasando por Alemania, hacia el siglo XV) y sin la salsa de tomate, procedente éste de América.

Esperamos que esta lectura les abra el apetito y aporte información sobre el origen de  tantas delicias.

 

 

 

También te puede interesar: El descubrimiento de América y de los alimentos, parte I[/alert]

 

Sigue leyendo a Oscar Delgado aquí.