En Tumba de 6000 años en Egipto encontraron decenas de gatos y cucarrones momificados.

El Ministerio de Antigüedades de Egipto anuncio que un equipo de arqueólogos localizó decenas de gatos momificados. El hallazgo se produjo en una tumba descubierta recientemente en el sitio arqueológico de Saqqara, ubicado al sur del Cairo, el sitio de una necrópolis utilizada por la antigua ciudad de Menfis. En total, se descubrieron siete nuevos sarcófagos de entre 4500 y 6000 años de antigüedad, tres de los cuales guardaban exclusivamente gato

La tumba, que habría sido construida durante la dinastía V del Imperio Antiguo, también albergaba alrededor de un centenar de estatuas de gatos hechas en madera, así como una estatua de bronce de la diosa Bastet. Los arqueólogos ya tenían conocimiento de que los gatos recibían rituales fúnebres similares a los destinados a los humanos más importantes (como los faraones), pasando por procesos como el embalsamamiento y la sepultura. Pero las imágenes no dejan de impresionar:

EL GATO MILENARIO

EL GATO MILENARIO

Sin embargo, no se trata de la primera ocasión en que localizan gatos momificados en Egipto. En esta ocasión, la novedad fue que descubrieron otro animal embalsamado: escarabajos. Los insectos fueron localizados al interior de un sarcófago rectangular de piedra caliza, sellado con una tapa especial decorada con tres escarabajos pintados de negro. Los análisis revelaron que estos escarabajos fueron enrollados en lino y se encuentran en una excelente condición de preservación. Encontrar escarabajos momificados es algo muy inusual en Egipto.

Los egipcios realmente estaban enamorados de los gatos, animales que fueron domesticados hace más de 10,000 años, a partir de la subespecie Felis silvestris lybica proveniente de una región actualmente ocupada por Chipre y Turquía. La domesticación de estos felinos se llevó a cabo para resolver un problema: cuando los grupos nómadas de esta región decidieron asentarse para vivir de la agricultura, los almacenes de granos (como el trigo y el centeno) alimentados por los cultivos empezaron a atraer plagas, principalmente de roedores. Como estos animales eran las presas naturales (y favoritas) de los gatos salvajes, los humanos empezaron a aceptar a los gatos.

Pero, sería del otro lado del Mediterráneo donde se constataría que esta relación de colaboración con los gatos salvajes evolucionaría hasta el surgimiento de las mascotas actuales: el ADN encontrado en gatos del Antiguo Egipto, a diferencia del presente en sus ancestros, es muy parecido al de los animales que criamos en la actualidad.

Y fue también en tierra de faraones donde esta relación tendría connotaciones divinas: En el Imperio Egipcio, la agricultura se consideraba un regalo de los dioses. Y como los gatos ayudaban a conservar los granos (depredando a los roedores), los egipcios empezaron a tratarlos como miembros de la familia. Fue a partir de esta concepción que nació el culto, al punto que la diosa egipcia Bastet, antes de tener la cabeza de una leona, fue representada con la cabeza de un gato.

Así las cosas, en las peleas ´´como perros y gatos´´ parece que va ganando el gato, mas por viejo que por gato.

 

Sigue leyendo a Oscar Delgado