Ayer, 20 de julio de 1.810, se celebró la Independencia de Colombia y curiosamente y por las mismas épocas, 1808 y 1826 y después de un proceso político-militar, se da la independencia de la inmensa mayoría de las posesiones coloniales españolas. Se ponía así fin al dominio que los reyes españoles habían tenido sobre gran parte del continente americano desde el siglo XVI. A partir 1826, solo quedaron bajo la soberanía española las islas de Cuba y Puerto Rico.

El contexto anterior a la independencia

El contexto mundial a finales del s. XVII favorece el proceso de independencia de América Latina, a destacar:

El grito de independencia de América Latina

El grito de independencia de América Latina


1.
La rebelión de las colonias británicas de Norteamérica, que proclamaron en 1776  su Independencia dando origen a los Estados Unidos de América, demostró que era posible separarse de la metrópoli y organizarse de manera independiente.

2. La Revolución Francesa de 1789 proclamó la libertad, la igualdad y el derecho a resistir a la opresión o abuso de autoridad. Estas ideas fueron asimiladas por muchos criollos, que vivieron la Revolución en Francia en primera persona (el mejor ejemplo lo encontramos en el carismático venezolano Francisco de Miranda) y quienes posteriormente las expandieron por América.

3. España peninsular estaba inmersa en su Guerra de la Independencia (1808-1814) contra el Imperio de Napoleón, quien había invadido Portugal y pretendía dominar España tras las abdicaciones de Bayona. En este contexto, el poder de España se concentró en el pueblo y la representación oficial giraba solamente en torno al Consejo de Regencia y las Cortes de Cádiz.

En toda América se organizaron Juntas de Gobierno lideradas por patriotas lugareños así:

  • Alto Perú: Mayo de 1808 con Pedro Murillo
  • Quito: Agosto de 1809 con Montufar
  • Caracas: Abril de 1810 con Miranda
  • Buenos Aires: Mayo de 1810 con Saavedra
  • Santa Fe de Bogotá: Julio de 1810 con Nariño
  • Chile: Septiembre de 1810 con O’Higgins y Mateo Toro
  • México: septiembre de 1810 con Miguel Hidalgo.

Destaquemos también a Brasil 1821, Paraguay 1811, Uruguay 1825, Cuba 1895, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Honduras y Nicaragua 1808, Haití 1804, República Dominicana y Panamá 1821.

A todas estas había una gran crisis en el sistema Colonial. Los Borbones del siglo XVIII trajeron reformas para mejorar la recaudación de impuestos o tributos en las Colonias. Esto afectó a los criollos y a los mestizos e indígenas produciendo rebeliones desde 1789 como Túpac Amaru en el Virreinato del Perú, la de los Comuneros en la Nueva Granada y la Inconfidencia minera en el Brasil.

Después de vencer los españoles a Napoleón en 1812, Fernando VII restablecido Rey de España, se propuso recuperar el poder en las colonias americanas y envió a los militares Liñán y Pablo Murillo.

El grito de independencia de América Latina

El grito de independencia de América Latina

En el Reino de Nueva Granada, los ejércitos libertadores se organizaron desde 1816 en los Llanos Orientales y de Apure (actual Venezuela, frontera con Colombia), comandados por Simón Bolívar y otros lugartenientes como José Antonio Páez, Francisco de Paula Santander y  Antonio José de Sucre. En abril de 1819, tropas de Páez triunfaron en la batalla de Las Quesadas del Medio; y en agosto de ese mismo año, Bolívar logró la victoria en la  batalla de Boyacá, de la cual se logró la instauración de la  Gran Colombia conformada por los antiguos territorios del Virreinato de la Nueva Granada, la Real Audiencia de Quito y la Capitanía de Venezuela. En junio de 1821, Bolívar venció a las tropas españolas en la batalla de Carabobo y consolidó la independencia de Venezuela. En 1822, Sucre venció en la batalla de Pichincha, la cual le dio libertad a Quito.

Así las cosas se lograron la Independencia de España, adoptando sus costumbres, su educación, su religión, su comida, las artes, la literatura y muchas de sus imperfecciones.

Pero para la península siguió el interés colonialista e inversionista. En los últimos 20 años se ha notado un fenómeno inédito en los movimientos de España a este lado del Atlántico. México, Chile, Venezuela y Argentina recibieron muy generosamente refugiados políticos después de la guerra Civil Española. La novedad es que tenemos nuevos visitantes ya no personas, refugiados o políticos, sino inversionistas de todo orden, principalmente en los campos de la Telefonía, la Banca, Petróleos, Marcas de  Ropa, Energía, Acueductos etc. otra verdadera colonización económica.

Resulta insólito que ahora existe una emigración inversa, la de Latinoamericanos hacia España. Los galeones llegan con inversiones y regresan con inmigrantes en busca de trabajo, que además hoy por hoy no hay. Sondeos de Eurobarometro y el Instituto Elcano muestran una alta y buena imagen de España en América Latina, por encima de China, EEUU, y la Unión Europea, más hoy que se ha suprimido el requisito consular de la Visa, por lo menos en Colombia. Otro cuento son los resultados negativos de algunas Empresas Españolas en Colombia y Argentina en campos Energéticos, pero exitosas en el campo de las comunicaciones y la ayuda a Colombia en el posconflicto.

Celebramos pues en estas fechas de Julio nuestra independencia, como un evento patrio que nos recuerda de donde vienen nuestros antepasados españoles e indígenas y que España seguirá siendo nuestra segunda patria y el segundo destino turístico después de los Estados Unid.

Sigue leyendo a Oscar Delgado