El mundo fue otro con la llegada del lápiz. Instrumento para la comunicación,  la expresión de la literatura, el dibujo, la educación, y el arte de ESCRIBIR.

Los manuscritos chinos y egipcios se escribían con plumas de aves, pinceles y la pluma metálica, la tinta que usaban era preparada del negro de humo con goma y agua. Más tarde se preparaba con sulfato ferroso y las agallas del roble. Los emperadores, como algo exclusivo usaban la tinta púrpura que obtenían de la sangre del murex, un  molusco que la producía. En la Edad Media, se escribía con una varilla hecha de plomo y plata, era más una labor de grabado que de escritura.

El Lapiz, Un Invento Prodigioso

El Lapiz, Un Invento Prodigioso

En 1564 se descubre el grafito en Inglaterra y en 1752 el Austriaco Josef Hardtmuth inventa el lápiz. Hijo de un carpintero, tuvo la ocurrencia de mezclar arcilla y polvo de grafito formando unas minas que cocidas las sumergía en un baño de cera,  los lápices de grafito se introdujeron en Francia en la corte de Luis XIII, donde el ingeniero Jacques Conté  idea unos lápices de grafito y arcilla rodeados de madera de cedro. Hacia 1812 llega a los Estados Unidos, comercializándose en gran escala, para 45 años después introducirle la goma o borrador. En 1812 el ebanista e inventor William Monroe, de Concord, Massachusetts, fabricó unas máquinas que producían estrechas tablitas cilíndricas de madera que median entre 16 y 18 cts. A lo largo de cada una el aparato producía estrías justo en la mitad del grosor del semicilindro, a continuación se la unían con cola las dos secciones de la madera y se pegaban en torno al grafito.  Así nació el lápiz tal y como lo conocemos actualmente. Su nombre viene del latín “lapis”, haciendo referencia a la piedra con que son fabricados.

La dureza de los lápices depende de la proporción entre grafito, que es una variedad del carbono y la  arcilla: cuanto más grafito se utilice, más blando u oscuro es el trazo que se hace con el lápiz. El lápiz de color, que tanto se usan en la escuela y en hogar, se hace con un  grafito del mismo color que la cubierta de  madera. Los lápices tienen diferentes formas: los hay triangular, rectangular, hexagonal, redondeados, etc.

También de acuerdo a su uso, pueden ser de grafito, que son los más comunes; lápices de carbón  de leña, que lo usan los dibujantes; lápices de crayón, a los que  junto con  el grafito se le añade cera y otros aditivos; lápices  de grasa,  que son conocidos como marcadores; lápices de acuarela, que utilizan los que trabajan con ese material como complemento para tirar líneas agudas y en negrillas.

En la Edad Media, se escribía con una varilla hecha de plomo y plata, era más una labor de grabado que de escritura.

También hay lápices de copiado, que tienen un tinte agregado al grafito que crean una marca indeleble; lápices  de carpintería, cuya mina es fuerte; lápices borrables, lo usan los dibujantes y pintores para hacer los bosquejos de sus obras; los portaminas, para trabajos mecánicos y de ingeniería  y los lápices de golf, que se usan en las bibliotecas como instrumentos  de escritura desechable.

John Eberhard, construyó la primera fábrica de lápices a grandes volúmenes en Estados Unidos  a mediados de 1800. A partir de las últimas  décadas del siglo XX, Brasil es  el mayor productor  de lápices del mundo con más de 4.500 millones de unidades.

Así que la época de este invento y comercialización, equivale a la nuestra de los ordenadores,  la calculadora, el bolígrafo y demás elementos electrónicos que revolucionaron el mundo. Otro tema interesante es el de las tintas, el bolígrafo, la pluma fuente etc., que en otra oportunidad contaré.

Sigue leyendo a Oscar Delgado