Como un crimen se puede calificar la falsificación de medicamentos, una amenaza que se propaga por todos los países sin distinguir áreas terapéuticas. Desde un analgésico hasta los fármacos de más alta tecnología contra el cáncer y el sida son falsificados y comercializados. Esto le cuesta  al sector farmacéutico de la Unión Europea (UE) 10.188 millones de euros cada año, lo que representa el 4,4% de las ventas legítimas anuales. En el caso de España, son 1.170 millones de euros y un 5,9% de la facturación. Además, se producen pérdidas millonarias en impuestos. Son datos de un informe de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO), realizado a través del Observatorio Europeo de las Vulneraciones de los Derechos de Propiedad Intelectual.

La falsificación de medicamentos: delito mortal

La falsificación de medicamentos: delito mortal

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que este negocio llega al 15 % del mercado farmacéutico global, es decir que cada año se producen, más de 200.000 millones de dólares en este criminal comercio. Uno de cada diez medicamentos que se consumen en el mundo es falso.

La China es, por encima de India y Rusia, la principal fuente de falsificaciones, América Latina con un 30%, Colombia, infortunadamente figura entre las diez naciones que más los producen y venden, 4 de diez medicamentos vendidos, son adulterados.

Delicada es la preferencia de las personas por comprarlos que lo  hacen también por medio de redes sociales, sin ningún soporte científico, solo ven precio. Las consecuencias son fatales, puesto que además de no mejorarlos, se exponen a efectos secundarios serios.

Las autoridades Mundiales, Regionales y colombianas luchan hasta donde pueden contra este delito. En Colombia en los últimos años se han desmantelado bandas organizadas y expendios y se adelantan controles periódicos, la comunidad debe estar más atenta y tener cuidados en la compra, solo en lugares autorizados revisando sus fechas de vencimiento y solicitarlos con formula médica.

Convenio Medicrime 

Adoptado el 8 de diciembre de 2010 por el Comité de Ministros del Consejo de Europa, establece como delitos las falsificaciones, suministro, oferta y tráfico, así como la falsificación de documentos. También regula una serie de delitos llamados “similares” porque son tan peligrosos como la falsificación en sí misma y representan una gran amenaza. Este convenio proporciona un instrumento valioso y eficaz en la lucha mundial contra esta práctica criminal.

En América Latina, sobretodo Colombia, el ejercicio del control de precios a  los medicamentos de alto costo para enfermedades de riesgo y el apoyo a  los medicamentos genéricos, son medidas que ayudan  a desestimular esta práctica, pero el llamado es a generar conciencia sobre este fenómeno que afecta por igual a fabricantes, distribuidores y consumidores. La salud es un derecho, pero no hay derecho a patrocinar e ignorar este delito.

Sigue leyendo a Oscar Delgado