Muchos momentos de la vida están enmarcados con la pizza. Hace parte de la vida diaria y de la cultura universal.

La pizza llegó a Norteamérica a comienzos del siglo XX, aunque sólo como una moda pasajera.

No fue sino hasta la década de 1950 que la pizza empezó a ser destacada ampliamente fuera de la comunidad italoestadounidense. Este fenómeno sucedió, en parte, gracias a  sus diversas celebridades que disfrutaban públicamente de la pizza. En 1952, una canción de Harry Warren y Jack Brooks, interpretada por Dean Martin en la banda sonora de la película The Caddy (1953), también le dio un impulso a la pizza con la célebre frase “when the moon hits your eye like a big pizza pie – that’s amore”.

Todo esto nos trae al griego Panopoulos que con sus hermanos, llegaron a la localidad de Chatham en Ontario en 1956 donde abrieron un restaurante. Lo nombraron Satellite (aún está abierto, pero pertenece a otra familia). Lo que podía conseguirse allí era algo bastante… ecléctico.

La Historia De La Pizza

La Historia De La Pizza

En un intento por destacar su establecimiento del resto, Panopoulos y compañía empezaron a ofrecer comida china (en ese punto todavía relativamente extraña para los paladares norteamericanos) al lado de productos como hamburguesas, paella con huevos fritos, delicias griegas tradicionales con tocino y entonces vino la pizza.

El nacimiento de la pizza hawaiana.

Como lo acabamos de mencionar, la pizza era un platillo relativamente desconocido en gran parte de Norteamérica en esa época, y particularmente en Canadá. De acuerdo con Panopoulos, los únicos lugares donde podía conseguirse pizza eran en Windsor o Detroit, ambos a unos 80 kilómetros de su restaurante. Panopoulos agrega: “en estos días la pizza en Canadá era primitiva, masa, queso, salsa y champiñones, tocino o pepperoni. Eso era todo. No había opciones; podías pedir uno de los tres ingredientes, o combinarlos todos”.

Una vez más procurando distinguirse de la competencia, ofrece a sus clientes pizza con cosas como salsa Viena, arroz, aceitunas y anchoas (como se hacía en Nápoles). Pero no fue sino hasta 1962 que colocó piña y jamón sobre una pizza y la llamó “hawaiana”, algo que de acuerdo con Panopoulos se debió a la marca presente en la lata de donde tomó la piña.

Panopoulos aseguró que nadie en esos días mezclaba dulce y salado… la única cosa dulce y salada que podía conseguirse era el cerdo chino, con la salsa dulce y salada. Más allá de eso no existía ninguna.

Si vagamente se  define la pizza como un pan plano con ingredientes esparcidos encima, hay evidencia de que el ejército persa en torno al siglo 5 y 6 a.C. usaba sus escudos para cocinar pan aplanado en el campo de batalla. Después, los soldados empezaron a cubrir este pan con cosas como queso y dátiles para obtener un alimento rápido. Sin embargo, resulta bastante probable que las personas hayan puesto ingredientes como el queso sobre el pan tan pronto como hayan tenido a disposición queso y pan.

Además, muchos argumentan que esas referencias a las antiguas formas de “pizza” no son una pizza como tal.

Si avanzamos rápidamente en el tiempo ubicándonos en el 24 de agosto del año 79 d.C., el día en que el Monte Vesubio devastó la ciudad de Pompeya, también podemos encontrar versiones antiguas de la pizza. Las excavaciones arqueológicas en el sitio han encontrado panes planos hechos de harina que fueron un elemento importante en la dieta de los habitantes de Pompeya y en los de Neápolis, un asentamiento griego que posteriormente se convertiría en Nápoles. Además, en Pompeya también se descubrieron tiendas con utensilios parecidos a los de las pizzerías actuales.

«La pizza llegó a Norteamérica a comienzos del siglo XX, aunque sólo como una moda pasajera.»

El romance entre el tomate y el pan.

A principios del 1500 el tomate ya empezaba a circular desde el Nuevo Mundo a Europa. El tomate no recibió una cálida bienvenida en su nueva casa. De hecho, muchos lo veían con cierto desdén e incluso temor, pues circulaban algunos rumores de que el tomate era venenoso.

Todo esto nos lleva de vuelta a Nápoles. No mucho después que el tomate fuera introducido a Europa, los pobres de Nápoles agregaron el temible tomate (a menudo simplemente aplastado) a las bases de pan aplanado dándole al mundo la primer salsa de tomate básica para pizza, considerado por muchos como el nacimiento de la pizza “moderna”, una versión conocida como “pizza napolitana”, definida por una base aplanada de pan cubierta por tomate y queso.

Sin lugar a dudas la más conocida es la pizza Margarita. Creada por un pizzaiolo (pizzero) napolitano en 1889 en honor a la reina Margarita: sus ingredientes – tomate, mozzarella y albahaca- representan los tres colores de la bandera italiana. Tenemos también la sencilla Marinera, con tomate, ajo, aceite y orégano. Llenas de ingredientes son la Caprichosa y las Cuatro estaciones, hechas con, además del tomate y la mozzarella de base, champiñón, alcachofas, jamón, aceitunas y, en la primera de ellas, huevo cocido.

La Unesco declaro la Pizza Napolitana como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad y nosotros nos declaramos consumidores incorregibles.

Sigue leyendo a Oscar Delgado