Generalmente son las mujeres de todas las clases, países y demás, las que anhelan encontrar su  EL PRINCIPE AZUL.

Esta es una historia real de un colombiano adoptado, que encontró en la vida su PINCESA AZUL.

Es el caso de David Wheeler.

La increible historia de la princesa azul

La increible historia de la princesa azul

Nació en  Bogotá en 1976, y fue dado en adopción cuando tenía solo un día de nacido. Una agencia de adopciones, después de 6 semanas, lo entregó en adopción a una pareja de profesionales de los Estados Unidos. En el certificado de nacimiento aparece una frase que para Wheeler es un rastro de su madre biológica.¨ Mis capacidades no alcanzan para atender mis necesidades tanto espirituales como materiales de mi hijo… Su padre natural nos abandonó antes de nacer¨.

En Connecticut creció con unos padres maravillosos que le dieron todo el amor, cuidados y la mejor educación junto a sus hermanas, en una familia muy unida.

Estudio chino, mandarín y Finanzas Internacionales en la Universidad George Washington e hizo un MBA en el Instituto Tecnológico de Massachusetts. Ha vivido en varios países y trabajado en importantes compañías.

En MIT conoció a Ploypalin Sensen, una hermosa estudiante con la que se graduó y se fueron a vivir a Hong Kong compartiendo los tiempos juntos haciendo un programa de verano.

Después de unos meses de relación, Ploypalin le confeso a David que era la nieta del rey de Tailandia y que había dejado su país y el reino para formarse como profesional en las mejores universidades del mundo para luego regresar y contribuir con sus conocimientos en su país. Pertenece a la familia del rey Blunibol Adulyadej, jefe de estado que más ha gobernado en el mundo, siete décadas, y quien falleció hace unos meses.

Hoy está casado con la princesa y viven en una casa en el palacio, tratando de hacerlo en la forma más sencilla como en cualquier parte del mundo, con sus dos hijos Max y Leo.

La increible historia de la princesa azul

La increible historia de la princesa azul

Fueron sus hijos quienes los impulsaron a viajar a Colombia hace un par de años para buscar a la madre biológica de David. Aunque  no encontró a su familia, su investigación lo llevo a encontrar el certificado de nacimiento con el nombre de su madre María Helena. De ella supo que nació en Octubre de 1958, vivía en Bogotá con su abuela y algunos sobrinos. Estuvo en una casa-hogar para adolescentes embarazadas hasta el nacimiento de David y su entrega en adopción.

La vida de este, ahora príncipe, transcurre entre el palacio real, donde vive también el actual rey, tío de su esposa y una oficina en el centro de Bangkok.

´´Yo no puedo imaginar que hubiera sido de mi vida si hubiera tomado otro camino. Estoy muy agradecido con ella, quiero que sepa que estoy acá y que sería muy feliz de conocerla y entablar una relación familiar, han pasado más de 41 años¨, dijo David en una entrevista, refiriéndose a su madre biológica.

No fue esta la vida que busque, no pensé que el destino me diera tanta felicidad, una esposa increíble y dos hijos más increíbles aun.

Mucha gente vive inconforme con la vida que tiene y que le toco en gracia o en desgracia. A David le toco una felicidad que no hubiera tenido, por lo menos esa felicidad que hoy disfruta. Lo cierto es que sin buscarlo encontró su PRINCESA AZUL, que lo convirtió en Príncipe Tailandés que aun busca a su madre biológica.

Sigue leyendo a Oscar Delgado