Me encuentro con que el tema del Incesto, tratado en artículo anterior, del fratricidio y demás atrocidades, es más común en la historia de lo que imaginamos.
Cuando los dos hermanos, Rómulo y Remo, fundaron la ciudad de Roma, Rómulo dijo esta  frase, después de hacer una raya en el suelo: “Juro por los dioses que mataré a quien cruce esta línea”. Si darse cuenta, Remo la cruzó, y le mató. La historia de Roma comienza, pues, con un fratricidio.

* En todos los imperios de la historia han habido leyes impuestas por sus gobernantes para que les ayuden a denotar su poder e imponerlo sin oposición alguna por parte de sus súbditos, así minimizar el riesgo de una rebelión donde pudiese perder su trono el gobernante de turno. En el caso del imperio otomano, una de las leyes más oscuras en sus tiempos fue la del Fratricidio, que le permitía al Sultán matar a sus hermanos príncipes para evitar una confrontación potencial por el mandato.

Para los otomanos, el Sultán era la figura más importante dentro de la dinastía, el representaba el corazón de la dinastía y si caía el Sultán se vendría abajo el imperio,  por eso velaban por su seguridad para la segura continuidad de su dinastía. Esto, según los otomanos era necesario, eliminar a cualquiera que fuese un peligro para el Sultán y la dinastía. El acto de fratricidio lo legalizó Mehmet ll el conquistador, él había notado que mientras el aún seguía con vida, sus hijos ya comenzaban a luchar por el trono y debido a esto, y para evitar guerras donde moriría mucha gente inocente, decidió legalizar la ley. La ley que impuso Mehmet ll, permitía a un Sultán matar a sus hermanos solo si estos habían cometido un delito o algún acto de traición, pero nunca se podía usar sin ninguna razón.

Tras la caída del Imperio bizantino a consecuencia de la toma de la ciudad de Constantinopla en 1453 -la actual Estambul- a manos del sultán turco Mehmet II y de su temida tropa de élite, los jenízaros, se instalaron en la capital del Imperio otomano unos sultanes que aterrorizaron al resto de los soberanos europeos no solo por la amenaza de sus conquistas sino por los rumores de los terribles actos que cometían en su propia corte.

En la supervivencia de la dinastía era fundamental que nacieran herederos varones aunque el sucesor no tenía por qué ser el primogénito pues cualquiera de ellos podía subir al trono. La preocupación del sultán por mantenerse en el sultanato llegó a ser tal que incluso se creó la ley del fratricidio por la cual podía asesinar a todos los hermanos y parientes que le pudieran disputar el trono. Así lo manifestó el hijo del conquistador de Constantinopla, Bayaceto II:

El cenit llegó con Mehmet III  (1566-1603), gobernante frívolo y ocioso que en el mismo momento de llegar al poder en el año 1595, hizo llamar a sus 19 hermanos a “besarle la mano”. El mayor de todos no tenía más de once años y, tras cumplir todos con el protocolo, les hizo circuncidar para después llevarles aparte para ser estrangulados, uno tras otro. No tranquilo todavía, hizo matar a sus veinte hermanas, a otros dos niños varones que nacieron tras la muerte de su padre y a todas sus concubinas que pudieran estar embarazadas.

* Pero tal vez el más famoso y primer fratricidio fue el de Caín y Abel ampliamente conocido y mencionada en el Antiguo Testamento:

…¨ Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová. Y Abel trajo también los primogénitos de sus ovejas, y de su grosura. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda; Mas no miró propicio a Caín y a la ofrenda suya. Y ensañase Caín en gran manera y decayó su semblante.

* El que se convirtió en otro monstruoso episodio fue el protagonizado por Magdalena Goebbels, esposa del ministro del Ministro de Propaganda de la Alemania Nazi, Josef Goebbels, quien asesina a sus 6 hijos mientras esta en el bunker del Hitler. Con ayuda de su médico, los duerme y envenena con cianuro. Poco después ella y su esposo también se envenenan.

*Por último, un crimen aterrador, fue el asesinato de Carlos Castaño, Jefe de las Autodefensas de Colombia, AUC, llamados Paramilitares, ordenado por su hermano.

Los siguientes testimonios muestran el drama que se vivió en la familia Castaño Gil.  Fidel, Vicente y Carlos, tres de los doce hijos que tuvieron Jesús Antonio Castaño y María Elvira Gil, campesinos de Amalfi (Antioquia).  Tres hombres condenados a vivir en guerra, no solo con la subversión sino entre ellos. Estos párrafos son del momento en que Carlos Castaño fue acribillado por quienes en un tiempo fueron sus compañeros de lucha anti guerrillera y paramilitar, hecho ocurrido el 16 de abril del 2004 en el Rancho al Hombro, región que se encuentra en las montañas que unen Córdoba con Urabá, debido a la orden de asesinato emitido por su hermano Vicente Castaño alias el “Profe”:

¿-Quién ordenó esto?”, preguntó.  La respuesta resultó peor que las balas. Sin piedad, ‘Monoleche’ respondió: ‘El Profe’. Antes de que Carlos pudiera maldecir o compadecer a su propio hermano, el emisario de la muerte descargó 12 tiros de pistola 9 milímetros sobre él…” (Semana.com, 2006).

´´hermano, por favor no me mate, hermanito, llame a Vicente y yo le explico todo a él, esto es un malentendido, por favor, se lo suplico, no me mate, piense en mi hijita, dígale al ‘Profe que piense en mi mama.

http://www.semana.com/nacion/articulo/la-maldicion-cain/80670-3

Salvo los asesinatos por celos, problemas mentales, y demás, los más notables crímenes o fratricidios  han sucedido por el poder  y el control de situaciones que han degradado la condición humana. Muchos están relacionados con la esquizofrenia y otros problemas psiquiátricos.

 

Sigue leyendo a Oscar Delgado