¿Lo sabes, verdad?

Suelo imaginarte sola en casa

caminando desnuda de noche

por los pasillos en penumbra,

pintando muros y pisos

con flores, pájaros, cometas y estrellas

mientras que las luciérnagas que habitan en tus ojos y cabello

revolotean en una nube alrededor

¿Lo sabes, verdad?

Te imagino caminando como si flotaras

inundando cada habitación en la que entras

con el cálido fulgor que emana de tu pecho.

Te imagino al fin,

esbozando apenas una sonrisa

al evocar mi fugaz recuerdo.

Y lo sabes, ¿verdad?

 

 

Sigue leyendo a Paco Montaño