El cambio climático es uno de los principales y más controversiales temas de nuestros tiempos.

 

¡5 cosas que necesitamos para frenar cambio climático!

¡5 cosas que necesitamos para frenar cambio climático!

Desde políticos y altos empresarios que se niegan a aceptarlo, hasta empresas y famosos que se han unido a la lucha para combatirlo. Para mí una cosa es clara; el cambio climático es una realidad. Científicos de todas las esquinas del mundo lo han confirmado con datos concretos; y más allá de profesionales confirmándolo, es un fenómeno que cualquiera de nosotros puede sentir y percibir a través de drásticos cambios de temperatura, sequías y desastres naturales en cualquiera de sus presentaciones.

El cambio climático representa un problema, y como parte fundamental de nuestra naturaleza humana, estamos tratando de encontrar una solución. Durante los últimos años se han publicado proyectos de inventos e ideas que prometen salvar a la humanidad de su inminente destrucción. Por ejemplo: ciudades submarinas, edificios flotantes, vida en Marte, árboles artificiales que produzcan oxígeno. Si bien estos inventos suenan tentadores y bastante interesantes, también suenan completamente inasequibles. Todos estos inventos y soluciones nos exoneran de nuestra responsabilidad social hacia el cambio climático, simplemente son una cínica manera de irnos por la tangente, de lavarnos las manos y huir de la realidad que nosotros mismos hemos provocado.

La solución real solamente la podremos encontrar en la colaboración y en la voluntad de cambiar nuestros hábitos. Para lograr esto, es necesario dejar nuestro egoísmo de lado y hacer pequeños cambios en nuestra vida diaria que generen una bola de nieve, una bola de nieve lo suficientemente grande para alcanzar a revertir lo que hemos provocado. A continuación, les presento una recopilación de 5 cosas que todas las ciudades y ciudadanos del mundo tienen que poner en marcha para lograr un cambio:

 

Sistema de Bicicletas Compartidas

Los programas de compartición de bicicletas han revolucionado los esquemas de transporte en algunas de las ciudades más grandes del mundo. Por una cuota anual, los usuarios pueden tomar una bicicleta de un quiosco independiente y utilizarla durante 30 minutos para transportarse de un lugar a otro y posteriormente, dejarla aparcada en otro quiosco. La idea comenzó en el 2007 y ya ha sido implementada a través de sistemas masivos en ciudades como Paris (16,000 bicicletas), Londres (8,00 bicicletas) y Hangzhou, China (65,00).

Cada milla que se recorre en bicicleta en lugar de automóvil mantiene una libra de dióxido de carbono dañino para el clima fuera de la atmósfera. Si cada persona que reside en los Estados Unidos sustituyera uno de cada cinco viajes que realiza en coche, por un trayecto en bicicleta, cada conductor le ahorraría a la atmósfera más de una tonelada de emisiones de dióxido de carbono. En conjunto, el efecto sería comparable a poner a 48 millones de vehículos fuera de la carretera. Ahora, si extrapoláramos estos datos a un esquema global, nos encontraríamos con que sacrificar un viaje en coche haría maravillas para el planeta y para nuestra salud también.

 

Energía solar

El costo de energías renovables sigue disminuyendo y eso está provocando que estas tecnologías se transformen en la competencia directa de los combustibles fósiles. Un reporte reciente por parte de la Agencia Internacional de Energías Renovables indica que el costo de la energía solar se ha reducido en más de un 60% durante los últimos años. Gracias a los avances tecnológicos, ahora la energía solar está siendo implementada en proyectos muy interesantes, por ejemplo: remplazar el asfalto de carreteras por paneles solares para iluminar el camino durante la noche a través de luces LED y también para producir energía para recargar autos eléctricos.

 

Bolsas reusables – prohibir el uso de bolsas de plástico

Utilizar bolsas de plástico solo para una ocasión es una práctica que ya ha sido prohibida en grandes ciudades como San Francisco y China. ¿Por qué? Las bolsas de plástico son raramente recicladas y toman unos 400 años en degradarse, pero tristemente pocas personas son conscientes de esta realidad. En nuestro país, cada año se reparten más de 13.000 millones de bolsas, es decir, 300 por habitante. A nivel mundial, utilizamos entre 100 billones y un trillón de bolsas cada año. Por eso, es urgente que pasemos de consumir bolsas de plástico a bolsas reusables. Si vas al supermercado y solamente compras un par de cosas y no llevas una bolsa reusable, guarda los productos en tu bolsa de mano o simplemente cárgalas en tus manos.

 

Moda sustentable

Una persona norteamericana promedio tira alrededor de 37 kilos de ropa al año. La ropa es la segunda mayor fuente de contaminación, después del petróleo. Nuestra sociedad híper-consumista está caracterizada por tirar a la basura TODO. ¿Por qué? Los gigantes de la moda se han encargado de fomentar la idea de “moda rápida”, produciendo prendas de ropa a un paso demasiado acelerado para poder mantenerse al día con las tendencias estacionales. El problema es que la ropa de baja calidad que venden se desgasta rápidamente y como resultado las personas utilizan una prenda un par de veces y después la tiran a la basura. Necesitamos empezar a comprar menos, comprar mejor, comprar prendas que han sido diseñadas de una manera responsable con el ambiente. Pero lo más importante, es que tenemos que aprender a ser felices con las cosas que tenemos, en realidad no necesitamos todo lo que el mundo del consumismo y la publicidad masiva nos hace creer.

 

 

Funerales verdes

Lamentablemente, la muerte no es algo bueno para el medio ambiente. Las cremaciones sueltan más de 6.8 millones de toneladas de emisiones de carbono a la atmósfera cada año, los ataúdes tardan mucho tiempo en biodegradarse y el enterramiento conduce a la emisión de metano (el segundo gas de efecto invernadero más prevalente). La buena noticia es que opciones de entierro más verdes están empezando a popularizarse, por ejemplo: ataúdes de mimbre y cartón que pueden sustituir a tradicionales hechos de madera.

 

¡5 cosas que necesitamos para frenar cambio climático!

¡5 cosas que necesitamos para frenar cambio climático!

Es hora de unir esfuerzos, cambiar hábitos y dejar de ser tan egoístas. Tenemos una responsabilidad, debemos estar informados y dejar de desviar la mirada de la realidad que estamos viviendo; más de un millón de especies animales están en peligro de extinción como resultado de la desaparición de sus hábitats y cambios en sus ecosistemas. Si seguimos a este paso, la región ártica podría tener su primer verano sin un solo pedazo de hielo para el año 2040, provocando drásticos cambios en el clima y en el nivel del mar. Todavía estamos a tiempo para dejar un mundo en mejores condiciones de lo que lo encontramos.

 

Sigue leyendo a Ricardo Cabal