Los blogs y revistas de viajes siempre hacen listas de los países más visitados del mundo y ofrecen las ventajas y maravillas de pisar los destinos donde más gente quiere ir, pero ¿por qué no lo hacemos al revés?  Es decir, descubramos cuál es el país menos visitado del mundo, para que quizás, lo visitemos nosotros sin estar rodeados de 1.000 personas por metro cuadrado.

El lugar es tan y tan remoto y llegar cuesta tan, pero tanto, que empezamos a entender por qué es el lugar menos visitado del mundo. Se trata de la isla de Tuvalu, en el Pacífico Sur, a miles de kilómetros de todo y a unos 6.000 euros el billete de avión.

Si aún después de leer esto, te sigue llamando la atención y tienes el poder adquisitivo para hacerlo, también te cuento que el año pasado la isla recibió 2.000 turistas, seguramente todos bien ricos, mientras que Francia, por ejemplo, tuvo la friolera de 82 millones de turistas.

El alto precio para llegar, su lejanía y desconocimiento lo hacen poco atractivo, pero quizás, después de que “googlees” sus playas y sus parques, cambies de opinión, ya que es un paraíso polinesio, como lo describe el diario Telegraph UK.

Este destino es solo para fans de la playa y de no hacer nada en todo el día, para los que no se aburren fácilmente y para los que ya tienen bastante con tumbarse bajo una palmera y tomarse un jugo de piña.

Por el contrario, si eres de los moviditos, de los que no para quieto, es posible que te aburras, pues en esta isla no hay muchas maravillas arquitectónicas.

En la isla viven 11.000 personas, que mantienen intactas sus costumbres y su cultura. Como del turismo no se harán ricos, ellos viven del tallado de madera, la cestería y los juegos de kilikiti, algo parecido al cricket.

Los visitantes más ilustres que han pasado por ahí fueron los Duques de Cambridge, en un viaje que hicieron en 2012.

 

También te puede interesar: Las mejores playas para visitar en noviembre.

 

Sigue leyendo a Ricardo Cabal.