Ha llegado el mes de noviembre, otoño en muchas partes del mundo, estación muy esperada por muchos, pero también hay otros que se quedaron con ganas de vivir un poco más el verano.

¿Y por qué noviembre? noviembre es un mes que es considerado temporada baja aún, así que podemos encontrar lugares a muy buen precio, en buen clima y con pocas personas, lo cual, si adicionalmente queremos desconectarnos del día a día, se convierte en el momento ideal.

Hoy recomendaremos playas paradisíacas y llenas de colores. ¿Dónde? En un país lleno de mezclas, donde las playas sobran y realmente todas se encuentran a distancias cortas unas de las otras. Donde se tiene Pacífico y Caribe, ambos llenos de misticismo, les estamos hablando de un país pequeño pero que alberga casi el 5% de flora y fauna del mundo, Costa Rica.

En Costa Rica se debe visitar ambas costas que son muy distintas en sus paisajes, así como en sus comidas. Hoy invitaremos a contemplar las playas propiamente del Pacífico, que saliendo de la capital San José, te tomará de 2 a 4 horas para poder contemplar lugares que encontraras paz, silencio y el sonido del mar.

Uno de los lugares más increíbles y visitados es el Parque Nacional Manuel Antonio, recomendaciones básicas, visitarlo en las primeras horas y con buenas zapatillas, porque será una buena caminata acompañados por los sonidos de la montaña, mar y sus monos capuchinos. Importante de ir a primera hora así lograrán unas fotos únicas, con pocos turistas de fondo y el premio de ver una playa mágica.

También tenemos Tamarindo, Playa Flamingo, Montezuma, Santa Teresa y Mal País, muy famosas y visitadas por muchos. Algunas un poco menos turísticas, pero que vale la pena contemplarlas, descansar y ver sus mágicos atardeceres llenos de colores y encantos son: Playa Dantita, Pan de Azúcar, Playa Grande, Playa Negra… si supieran que la cantidad de playas sobran y cada una distinta de la otra con su sencillez y calidez única.

Creemos que las razones para viajar en noviembre sobran, Costa Rica esta verde y colorida luego de su temporada de lluvias entonces podrás disfrutar todos los días en playas diferentes. Recuerda los atardeceres en el Pacífico se convertirán en esa carga de energías para luego continuar con el regreso del día.

Sigue leyendo a Ricardo Cabal