Y sé irá la lluvia, dejando tras de si

un penetrante aroma a tierra mojada.

Una brisa fresca…..entera me

envolverá….trasladándome a los

felices días en los que anhelaba jugar

chapoteando en los charcos, mientras

mi madre me reconvenía….no me

fuera a enfermar.

Mas no fue así, nada más que alegría

trajo, pues al bañar dulcemente

los campos….su semillas ayudó

a germinar, surgiendo de ellas

tiernos brotes que alcanzaron a

convertirse en…..alegres girasoles.


2018©
Sigue leyendo a Rosa Lázaro