Nací de una estrella,

recorrí galaxias enteras,

a miles de años luz,

hasta encontrar este planeta azul,

al que todos llaman Tierra.

Busqué la nobleza y la encontré,

sus gentes te brindan su apoyo,

aún cuando nada tengan.

Busqué la belleza y la hallé, en el

azul de su cielo y de sus mares, en

el verde de sus bosques y valles, en

las tonalidades de su arco iris y de

sus hermosas flores.

Busqué la música y la oí,

en el murmullo del agua cuando

de las cascadas cae, a veces

brava, otras cantarina.

 

En las olas del mar, en el trino

de sus pájaros, y aún en el rugir

de sus animales salvajes.

Busqué el Amor y lo viví, en

los brazos de una madre que

a su hijo acuna, en el abrazo

de unos amigos, en el beso de

unos enamorados, en el amor

con el que a sus animales

cuidan.

Así pues, ¿por qué tanta miseria?

¿Para qué tanta guerra e indiferencia?

¿Qué te pasa bello planeta azul?

 

 

 

Lo tienes todo, nobleza,

belleza, música, amor…

¿Acaso no estás sabedor

de tu inmensa riqueza?

Si es así, despierta,

mira con otros ojos todo

aquello que te rodea, ve a

tu amigo, a tu hermano, a

tu hijo, a tu padre y madre,

no son tus enemigos, sois de la

misma materia, estáis hechos

de tierra y polvo de estrellas.

 

Aprende a mirar dentro de ti,

ahí estoy yo, que nací de una

estrella y recorrí galaxias

enteras para conocerte aquí,

en este bello planeta azul al

que todos llaman Tierra.

 

 

Rosa Lázaro

©2017

Sigue leyendo a Rosa Lázaro