El animal deambula por el circo

En la visión del paraíso donde escapó

Ronronea maúll

Su grito es casi humano.

 

Los animales emergen de los astros

Y en las carpas donde el precipicio es el hambre

El animal por encima de las llamas avanza

Y un olor orgásmico se transmite de boca a boca

―el demonio lo besa detrás del telón negro y le gusta—

¡Animal! ¡Ya no sientes tus garras!

¡Ya no busques tus reflejos!

¡Te los arrancó el relámpago de la noche!

¡De ésta oculta noche en blasfemia borracha!

¡Del círculo volátil en los vasos de las hienas!

 

En las jaulas nacen lanzas eléctricas.

Perforan tus ojos y revientas.

¡Animal! ¡Ya no encuentras tus voces!

Llegan la antigua saña  el sueño y la muerte

Y con su hechizo te vuelven animal de fuego nocturno

¡No puedes! ¡No!

¡Animal! ¡Estamos aniquilados!

Vamos arrancando largas flemas de nuestros latidos

Huecos

Y arpías sonrientes en torrentes de plata

Nos ahogan en jardines de cilicio…

 

ARMANDA plácida sueña en océanos de fantasmas

¡No la llames! ¡El cansancio es duro!

Sus cabellos evanescentes invoco

También invoco a las mujeres

De los laberintos

Mientras mi boca es la cábala de su abdomen

Y pasan discos cósmicos cruzando las ciudades

Los vemos sin piel    sin nuestro destino

Sin la gota que quedaba en el ojo

No queda nada –el cuerpo está desnutrido y pululan arácnidos–

Risas y risas y baile mientras todo pasa y podamos algún día

Tener un manojo de cuerpos para amar…

Ríete animal de fuego nocturno

Como los locos del manicomio que nos buscan para

Arrastrarnos

Siéntate en una butaca sombría del circo

Y abrázame   deja que tus ojos humeantes me evaporen

Cicatricen mis llagas  mi desarmonía  mi muerte

Animal de fuego nocturno  tu boca es cachonda y cruel…

Ríete con los antiguos niños del sótano

Que nunca han visto la luz y son felices

¡Eso! ¡Anda! ¡Desnúdate!

Realmente no estamos aquí

Pero leemos el tiempo empapados de eternidad ¡Sí! ¡Es cierto!

No nos queda nada en los alrededores

ANIMAL DE FUEGO NOCTURNO

 

Mi único amor…

 

Sigue leyendo a Rubenski