En estas noches de viento helado, la carretera palidece en sus fantasmas, en sus ecos nocturnos que no han cesado de hablarme en lenguajes extraños y, que me son tan familiares en su fuego para resquebrajar, de un sólo golpe, la brecha de mi quid.