Gatos…pequeñas criaturas, peluditas que maúllan y para los que los amamos son adorables, los que somos amantes de los gatos sabemos lo fascinantes y lo misteriosos que son también.

Se ha dicho que los gatos fueron dados a los Faraones Egipcios como un regalo de los dioses, y es en el antiguo Egipto en donde a los gatos se les comienza a ver como animales sagrados, casi dioses, tratándoseles como otro miembro de la realeza y de las familias que no eran de la realeza, recibiendo la mejor comida, mimos y atención, si se enfermaban, se les daban cuidados especiales y se les protegía como niños, incluso se les hacía funerales y se les embalsamaba los que tenían posibilidades económicas podían colocar el cadáver del gato en un sarcófago y también enterrarlos en un cementerio para gatos, sus dueños en señal de luto se depilaban o cortaban las cejas.

En Egipto, la veneración hacia el gato era extremo, ya que se creía que era la encarnación del Dios Ra bajando a la tierra (Libro de los muertos). Ra inaugurando la realeza, fue el primero en estar representado como el gato divino en el árbol de la genealogía egipcia y hay pinturas en las cuales se representa un gato que está matando una serpiente, se supone que el gato sagrado era Ra y Apofis (Apep), quien era visto como el Dios del caos, la serpiente, esta batalla sería la representación del bien contra el mal. Es también en Egipto en donde nace el culto a la Diosa Bastet, venerada a principios de la Segunda Dinastía (2890 AC), Bastet o Baast era la diosa de la guerra en el bajo Egipto y en el Alto Egipto era Sekhmet, quien era representada como una fiera leona, Bastet y Sekhmet eran hermanas, ambas hijas del Dios Ra, y las historias cuentan que ellas eran ‘los ojos de Ra’ (por eso una gobernaba el bajo Egipto y la otra el alto Egipto), los egipcios tenían deidades que compartían roles similares, esto, antes de la unificación del imperio. Sin embargo, después de la unificación, Bastet, la diosa gato prevaleció, convirtiéndose así en La Diosa de los gatos, de la familia de la fertilidad, protección, de la música y del amor.

Ya desde que Adán y Eva fueron expulsados del paraíso, existe la historia de que el gato fue dado a la pareja para recordarles sus limitaciones y que ellos no siempre serían obedecidos o vistos como seres superiores, se dice que Dios había otorgado a Adán y Eva primeramente un perro, y como es obvio, ellos eran los amos, ellos eran amados por ese perro, pero algunos ángeles se quejaron con Dios acerca de que el perro era demasiado dócil y noble, el perro los obedecía y ellos lo comandaban o eran arrogantes por como los obedecía, Dios decidió darles un gato y el gato ¡NO obedecería ni a Adán, ni a Eva!, el gato sería independiente y movería la cola agitado cuando la pareja le hablara o lo observara, pero no correría hacia ellos y eso los haría ver su vulnerabilidad y que no eran seres supremos.

«Los beneficios de tener un gato son muchos: ayudan a reducir el stress y a calmar la ansiedad, reducen el riesgo de sufrir ataques cardíacos»

Existen más historias en relación en la cultura irlandesa, británica y japonesa que hablan de las virtudes del gato, una de ellas es que son aliados de las hadas y que cuando un hada quiere contactar con un humano puede convertirse en gato o usar un gato para acercarse al humano. En otras culturas se dice que el dueño de un gato ya era poseedor de buena fortuna por haber adoptado a ese gato, y que el gato atraería el dinero y poder para retribuirle esas atenciones, así se ve en el cuento clásico del Gato con Botas, de igual forma se dice que quien adopta, cuida y atiende bien a un gato, brindándole una vida de amor y comodidad, tendrá a su lado a un aliado, el gato siempre encontrará una forma de agradecer ese amor recibido, pero también se habla de que si maltratas y desatiedes un gato, toda tu buena suerte será revertida, perdiendo todo.

gatos 2-01

Desafortunadamente, también existen historias donde la imagen del gato pasó a ser totalmente negativa, tal como ocurrió en la edad media y en la época de la inquisición. En estos tiempos se vio al gato como un vínculo con el mas allá; un emisario diabólico que solo obedecería a las brujas y muchos gatos fueron aniquilados con sus amas, siendo estas acusadas de practicar brujería y hechicería, iniciándose no sólo la cacería de brujas, sino también cacería de gatos, en la cual los gatos negros quedarían marcados con la peor reputación.

En realidad el gato si posee un vínculo con el mas allá, pero no es del ámbito negativo, sin embargo, se entiende porque los gatos comenzaron a ser asociados con los poderes ocultos y brujería, ya que empezaban a resaltar sus capacidades y sus grandes habilidades psíquicas, ‘los poderes mágicos de los gatos’ ya eran percibidos desde el antiguo Egipto, en donde se acostumbraba ya a poner figuritas en forma de gato en las casas, (o tener más de un gato) para alejar malos espíritus de los hogares, porque además son altamente sensitivos y lo pueden ver todo, poseen una excelente visión nocturna, de hecho, desde su aparición en el Antiguo Egipto, ellos fueron llamados Miw que significa ver, así se le conocía ya además de considerarlos un puente entre el mundo terrenal y el mas allá.

Los gatos pueden detectar ondas electromagnéticas y ayudan a ‘sus humanos’ a limpiar esas energías no positivas, es por eso que es muy frecuente ver gatos durmiendo encima de televisiones o tratando de apoderarse de nuestras computadoras, ya que absorben esas ondas electromagnéticas que dañarían a sus dueños, las horas que un gato pasa despierto, el gato va limpiando la casa de toda energía maligna, a veces parece que sintieran miedo de entrar a un lugar, o de acercarse a alguien pero eso significa que ese lugar está muy denso de energía y esto mismo pasa con las personas, los gatos saben quién los quiere y quien no, saben quién los acepta y quien los rechaza, ya que también pueden ver el aura de las personas, cuando duermen ellos transforman esa energía, depurando lo malo, no se sabe del todo porque les encanta absorber energía, tal vez es como una inyección para energetizarlos más, pero si la energía absorbida es muy pesada, esto los puede hacer enfermar.

«Solo es necesario acariciar a un gato para liberar esa energía negativa que cargamos.»

Cuando los gatos viven en una familia, con sus ‘humanos’ (si, ellos no quieren que seamos ‘dueños’ y no les agrada ser solo ‘mascotas’), esto es como si a pesar del tiempo que ha pasado desde que eran venerados como dioses en Egipto. Ellos ya traen ‘ese estilo’ que les hace creerse de la realeza, un gato nunca se dormirá en donde lo acuestes, siempre buscará el lugar más cómodo para dormir, tampoco aceptará cualquier comida, si se le da algo que no le guste, simplemente no lo comerá. Ellos crean su círculo dentro de la familia que los adoptó y ¡no todos son del todo aceptados!, el gato siempre elegirá a 2 o 3 personas que serán sus favoritas, y si alguien que no es aceptado se acerca a sus humanos favoritos, el gato puede hacer sonidos de rechazo, o ponerse en alerta, como diciendo ‘No te acerques más’. Cuando el gato duerme con su humano, él puede ayudar a limpiar el aura, el ronroneo es relajante y ayuda a dormir, ellos saben cuándo alguien está enfermo, o captan los estados de ánimo de los que aman. Solo es necesario acariciar a un gato para liberar esa energía negativa que cargamos, son nuestros protectores energéticos y también protegen nuestro sueño, ya que al dormir con nosotros se puede crear un vínculo muy especial entre su humano y el gato, e incluso él puede ser guía o acompañante en nuestros sueños. Para los que creemos que existen otras dimensiones, nuestros gatos pueden sincronizarse con nuestros sueños y ‘viajar’ con nosotros mientras dormimos, protegiéndonos de entes y energías no deseadas, al mismo tiempo que protegen nuestra habitación de malas energías y de espíritus.

Desde la antigüedad, se ha dicho que los gatos pueden detectar y ver espíritus o presencias que nosotros los humanos no vemos, por lo tanto, si el gato es muy unido a su humano pues, lo pondrá en alerta o lo protegerá, su olfato es excelente, pueden percibir más de 200 olores o esencias y desde que nace, su olfato ya está totalmente desarrollado. De igual forma son extraordinarios cazadores, mortíferos con su presa, así que cualquier situación que sea de importancia será captada por el gato y no dejará de defender a su humano si está en peligro. Ya hay estudios en los cuales se muestra que muchos animales pueden detectar cuando está cerca un peligro y el gato es uno de los que detectan mejor, ha habido historias en las cuales unas horas antes de un terremoto, los que poseen gatos, los ven olfateando el suelo, o haciendo gruñidos en una determinada zona en donde el peligro es alto. También hay estudios en los cuales se ha demostrado que los gatos pueden detectar ciertas células cancerígenas, y ya se están usando en algunos hospitales en Estados Unidos, Canadá y Europa para la temprana detección de tumores.

«Si el gato está muy unido a su humano lo pondrá en alerta o lo protegerá.»

Los beneficios de tener un gato son muchos: ayudan a reducir el stress y a calmar la ansiedad, reducen el riesgo de sufrir ataques cardiacos, para las personas que sufren problemas de presión arterial alta. Es muy benéfico tener un gato, ya que sentarse un rato con él y acariciarlo, hace que su presión baje, sus beneficios terapéuticos son muy importantes, ya que el relajante efecto de tener un gato incrementa la segregación de oxitocina, la hormona encargada de los sentimientos de amor y confianza. Esto también ayuda a combatir la depresión y reducir suicidios.

Hay muchos beneficios más, muchas ventajas para los amantes de los gatos, ya en otros artículos hablaré más de mitos, beneficios y de todo lo que vincula al gato con el mundo espiritual y esotérico. Si una persona tiene un gato, tiene a un gran amigo que, a pesar de ser independiente y no sumiso, siempre vendrá hacia su humano en busca de amor y él reciprocará con amor y protección.