La persona que calma el espíritu de los demás y al mismo tiempo está llena de virtud, porque con su actitud abre el canal de la serenidad, el privilegio que te motiva a ser entusiasta, y a racionalizar con firmeza.

La inspiración afirmativa y la constancia reafirmaron tu espíritu, sigues avanzando, has hecho que tu idea te dé las escaleras. Empodérate con disciplina e inteligencia.

El que tiene autoevaluación está capacitado, por lo tanto, la honestidad lo aprobará y no lo decepcionará.

La satisfacción y la sabiduría adquiridas brillan, en cada paso del progreso, en torno a la autorrealización. La alegría y la prudencia firmemente, en cada paso, de adquirir paciencia, lo que es propicio para afirmar la capacidad, cuando tienes desafíos, tienes éxito con la expansión.

 

Sigue leyendo a Stella Velásquez