Abordar el poder, y no permanecer en el acto pretencioso, otorgará dinamismo; Descubrirás que debes pulir la roca para obtener la gema, no quedarte en el cuello de la botella; Cuando invertimos los valores, la escala está molesta, un reprobado como guía, es consentir con lo nefasto, eso no se llama tolerancia, se llama promover lo cruel.

Misión y visión con valores, un concepto innovador, te llevará a la excelencia; La confrontación con arrogancia, no reanima, envilece y contamina.  La humildad abre las puertas del conocimiento, la lealtad, la colaboración y el altruismo; la rivalidad es contigo mismo.

-El conocimiento arrogante practica el individualismo, la ingratitud y la codicia, el excesivo poder, vigilar sus propios vasos, lleno de indolencia; Sigue hambriento, abarrotado de ingratitudes, desprecia, maltrata y, considera que es su conquista, la cultura y la sociedad han llegado a la penumbra-.

Hay dos formas de no ser programado, de no saber qué hacer o de jugar mucho para hacer. Salir de la zona de confort es como dejar una incomodidad eterna, es mejor que estar atrapado sin esperanza, sin anhelos y sin cordura.

Sigue leyendo a Stella Velásquez