Ideas de barcos, timones, edredones que sirvan de decoración y de abrigo, se asemejan a que estás en un gran barco, formas parte de la tripulación,  podrías ser el capitán. Todo esto imagina  tu pequeño hijo cuando piensa en el dormitorio con temática marina.

 

Si tu hijo ya está en la escuela, es un pequeño gigante que asumirá el desafío navegando como capitán, tomando las decisiones, observando que todo está en orden, el barco, el timón, el equipo para salvar vidas, el bote, el chaleco, el aro flotador.

 

Embarcaciones más elaboradas en pinturas para la pared o en réplicas en la mesa del dormitorio, para que tu hijo pueda disfrutar de la gran hazaña de navegar.

 

El papel de pared con diseños en colores como el azul marino, arena, blanco y azul claro, sería muy divertido.

 

¿Qué pasa si en los estantes colocas almohadas con formas de estrellas de mar, delfines o ballenas que sonríen, si tu hijo es pequeño?

 

Si tu hijo es un niño más grande, le encantará embarcarse, incluye colores fuertes como el rojo y el amarillo para dar fuerza al navegar.

 

A tu hijo le encanta navegar, se ocupa de la tripulación, decide dónde colocar la boya, toma la baliza flotante en el mar, ancla al fondo, orienta la embarcación, sabe realizar un viaje en bote, evita los peligros y llega con éxito con toda su tripulación.

 

Qué tal si le instalas un faro como la torre alta situada en las costas y puertos que emite una luz potente a intervalos para orientar de noche a los navegantes.

 

Asemeja un malecón con estructura de madera, en varios tonos para el suelo o para el revestimiento de un muro de la habitación. Tu hijo romperá las posibles olas, o estará esperando que baje  la marea y se divierta en la  tabla de surf.

 

Haz un lugar especial para colocar la tabla de surf, el chaleco, el gorro, el timón, el ancla, la silueta de un bote y una boya. También siluetas con especies marinas que decoran, variando el tono del azul y creando los colores degradados.

 

Un tapete náutico asemejando el del barco, color arena, o en tono fuerte como turquesa, que se asocia con el agua y la vegetación, incomparables y esenciales para la vida.

 

Para elegir el diseño náutico perfecto, adecuado a la edad de tu hijo, determina  la paleta de colores, suave o fuerte y  las especies marinas.

 

Si tu hijo es pequeño, lo más apropiado es elegir tonos suaves, para que tu bebé duerma tranquilo y cuando despierte encuentre una ballena que le sonría, no quieres asustarlo.

 

Sigue leyendo a Stella Velásquez