“Vivir en un estado de niebla es una falacia para el ser, una sofistería de distracción con una ventana abierta, que conduce a un profundo abismo”.

“Con los ojos vendados, listo para que otros se apaguen, no quiere que alguno tenga su luz”.

Camino que no tiene norte, no hay brújula, vértigo y terror ilusorio, ¿quién está girando? ¿Está el ser en la oscuridad girando? ¿El mundo gira? Perderse, mirar hacia los lados, la locura y el error, resulta de la emoción.

“Una persona en un estado nebuloso, crea constantemente conflicto, diferencia, algo controvertido, sin razón y sin argumentos”.

EL ODIO ES UNA FALACIA

EL ODIO ES UNA FALACIA

No es apropiado responder con artillería cuando solo están ofreciendo un saludo, solicitando un consejo o simplemente consultando cómo lograr algo que ya sabemos.

Emular está bien, emular es incorrecto, es un caso de imitación, se trata de igualar, ¿tal vez se está superando, el objetivo es competir?

-El enemigo le susurra-:

-Sé superfluo, arribista y absoluto maestro de alabanza-.

¿A quién estás engañando?

¡Destructor de sueños!

El odio es un estado emocional, posiblemente recurrente cuando una persona recuerda una afrenta, es un resentimiento que produce incomodidad, aflicción o ira.

“El odio es el cautiverio, es el exilio de sí mismo, es una limitación autoimpuesta y manifiesta”.

El odio es una pared que impide la continuación de los sueños, el prisionero, asfixiado, se extingue.

-Ojalá se coma los huesos, llegue al alma, lodo que desborda el ser-.

¡Falsos dioses amorfos, quieren ser intangibles, un carácter inestable que se asemeja a la niebla, la oscuridad obstaculiza su mente, el martirio y la mortificación, el astro en descenso!

 

Sigue leyendo a Stella Velásquez