¡Qué locura, Pegaso!

¿Cuándo estarás listo? Un momento, voy por unas alas.

¿Aún no tienes alas, Pegaso?

Sí, tengo mis alas, ellas vienes en camino.

Pegaso, las alas no vienen en camino,

Ellas nacen de ti,

ellas salen de ti.

Así cuando estés preparado, te saldrán las alas.

¿Quieres volar, Pegaso?

¡Sí, quiero salvar de Quimera!

¿Quieres salvar de Quimera? ¿A quién sino conoces a quién?

¿Quién quiere ser salvado, Pegaso? Cuéntame  de uno.

Anda, cuéntame de alguien, Pegaso.

¡Tienes un dilema, Pegaso, encuentra tus alas, Pegaso, encuentra al menos uno que quiera ser salvado de Quimera!

¡Encuentra tus alas, Pegaso!

A veces sucede, que hay líderes que no están aún preparados, y quieren salvar gente que aún no quiere ser salvada, ¡qué dilema Pegaso! Primero… ¡Encuentra tus alas Pegaso!

Sigue leyendo a Stella Velásquez