Este es un nuevo camino… es un camino de espiral…

¿Con llave mágica?  ¿Quizás sí?

Y si es mentira…. ¿y si no hay puerta?

¿Y si el camino totalmente se cierra?

¡Solo procura velozmente pasar!

 

¿Hacia dónde conduce el camino?

¿Quién lo creo, quién lo cuidará?

¿Hacia dónde dirige el camino de la espiral en el tiempo?

 

¿Si lo ves?

Un Ángel vigila su entrada y dice:

¿Por qué solicitas pasar?

 

Siempre hay una pregunta.

Dile al Ángel, a mí no.

 

Santo Ángel cuidador del tiempo…

¿Debo ser alguien especial?

 

¿Es el camino que cambia el tiempo?

¿Es el camino que cambia la época?

 

El Ángel tenía una figura muy resplandeciente,

Batía sus alas y no dejaba pasar.

Luego, pregunta:

¿Quién se atreve a cruzar?

 

¿Cambia de época?

No ridiculices….

Aunque no creas, ¡es verdad!

¡Además no se hizo para jugar!

 

Tendrás que tener un motivo especial…

 

Quién tenga la llave mágica al final del camino…

Solo ese y solo ese, podrá cruzar.

 

Engañaré al Santo ángel, y diré: ¡soy alguien especial!

Muy sencillo, ¡el camino se cerrara!

 

Santo Ángel, hola, por favor ¡guíame que quiero entrar!,

Pero tú le hablas…le dices…

¿Será que a mí, también me contestará?

 

Adiós, sólo intenta…

De pronto tu dialogo atenderá.

Quizás te guie….

 

¿Y Tú? ¿Necesitarías  caminar a otra época?

¿Por el camino de la espiral en el tiempo?

 

Cuéntame, ¡Tendrás que tener un motivo especial!

 

Sigue leyendo a Stella Velásquez