Me devolvió a la vida el santo ángel de Dios, debo cumplir el propósito por el cual vine, por el cual nací y por el cual renací; Dios no tuvo esos episodios para mi muerte, y nací de nuevo.

Ahora las mujeres son víctimas de la pandemia del feminicidio, de la que la aldea global debe ocuparse y en la que no quiere estar, es realmente una pesadilla, inimaginable a nivel universal.

 

La misoginia se relaciona con el feminicidio, de hombres contra mujeres, y de mujeres contra su propio género.

 

Frases famosas de genios de la literatura, que no recomiendan que las mujeres lean un libro, los pobres son los que sienten miedo por el pensamiento libre.

Se enseña a relegar a las mujeres, a asumir un papel diminuto, esto sucede desde la antigüedad, se materializa en historias de la literatura universal, encuentra que están fuera de contexto.

«Pensé que la pandemia de la misoginia permanecería en el pasado y se extinguiría con la globalización, pero parece que a través de ella el odio sexista se está extendiendo.

Una mujer empoderada expresa el libre pensamiento, establece su rol, su ideología y su contribución a la humanidad.

“Creo que el camino de la mujer es el empoderamiento, la erradicación del feminicidio y de la misoginia, el posicionamiento de la mujer como su modus vivendi”.

La misoginia expone odio a través de su discurso, elige la negligencia cuando se trata de salvaguardar los derechos de las mujeres.

Existe un odio hacia el género femenino simplemente por un fenómeno sexista; Únete a la nueva voz, la erradicación del feminicidio y de la misoginia.

 

Sigue leyendo a Stella Velásquez