Los colores vibrantes son ideales para ambientar espacios minimalistas, debido a la sencillez de la decoración, le aportan algo llamativo e interesante al espacio. Ya sé lo que estás pensando

¿Qué debo hacer primero?

PRIMERO DISEÑA EL ESPACIO CON UNA PALETA QUE CONTENGA EL COLOR VERDE:

Con el color verde podrías trabajar por colores análogos con la misma gama, con paleta de colores tierra o combinar con básicos acromáticos como el blanco, negro y gris.

Si tienes un comedor blanco o color madera, podrías diseñar un detalle en una pared de color verde, ya que evoca la naturaleza y es ideal para la temática en el comedor.

 

ESCOGE EL SITIO IDEAL PARA UTILIZAR EL COLOR VERDE:

Observa e identifica colores análogos, colores neutros, y el sitio donde quieres dar mayor calidez y sorprender con el cambio de color.

El color verde, es ideal para animar espacios donde quieres resaltar de pronto una pared, algún elemento como la tapicería de un sillón, un jarrón, o hasta de pronto un tapete.

“Los colores vibrantes son ideales para ambientar espacios minimalistas…”

ENCUENTRA EL CONTRASTE CON TONO NEGRO:

Para que tu diseño  quede más llamativo, le puedes encontrar el contraste con el tono negro, utilizando este  último en parte del mobiliario como mesas, o con los marcos, la carpintería metálica de las ventanas; el diseño de las lámparas o con un suelo llamativo en porcelanato.

 Sigue leyendo a Stella Velásquez