Para tí el día si alcanza, pero me dices: ¡no más… basta!

Te digo:

No te turbes.

Y eso… no estoy turbado,

Solo un poco aquí, algo más allá,

Solo que no sé si existo, o respiro.

Oh si, escucho mis latidos.

A veces encuentro… que ya ni me percibo.

Jaa, jaaa, jjaaa, jjaaa.

¿Qué es eso? ¿Qué clase de amigo eres tú? ¿Te ríes conmigo o te ríes de mí?

No me río de tí, me río de lo que dices, ni siquiera sabes si existes.

¿Qué es eso? ¿A eso llamas existencia?

Bueno, no me critiques.

A veces hasta yo mismo me ignoro.

Te digo:

¿Y qué si levas las anclas?…..

Has escuchado: a babor… a estribor……

¡Toma nuevamente el control!

¡Toma el timón, toma el timón!

Pero… ¿qué esperas?

¿Qué esperas?

¡Hora de levar anclas!

¡Hora de levar anclas!

¡Hora de levar anclas!

 

Sigue leyendo a Stella Velásquez