Si quieres obtener buena iluminación, utiliza el beige combinándolo con tono  blanco, en los marcos de la carpintería metálica, en una gran vidriera para el salón, y en los muebles, que podrían ser de estilo minimalista, sobrio y elegante.

El proyecto de diseño con el sofá en tono beige, la madera del suelo en tono rubio claro, el muro de fondo color gris, y una lámpara de pie en tono plateado, le darán aire de sofisticación a la estancia.

Las patas de los muebles iguales, metálicos en tonos plateados, y un tapete sencillo, rectangular, sin decorado, un poco más oscuro que el sofá y que contraste con la madera del suelo, pero que marque el espacio de la sala de estar en el living room.

Podrías realizar una composición en el muro donde instales el centro de entretenimiento, con muebles bajos en tono blanco, el samart tv de pantalla plana, un mueble en madera natural en el centro, y otros estantes que resalten blancos altos y sobre fondo gris, con marco, suelo, lámpara de pie y tapete en paleta de colores beige.

Si cambias el tapete en tono neutro, por colores amarillos y ocres, con blanco, y formas de círculos, te quedará con inspiración retro de los años setenta.

Y si varias la forma de los muebles auxiliares con espaldar alto,  pero la tapicería en el mismo tono beige con madera marrón, obtendrás una sala más clásica, más elegante, y disminuirás la atmosfera informal.

El color beige como dominante en la decoración clásica de la sala de estar, también se conoce como blanco sucio, rosa ocre o castaño ocre.

Puedes utilizar el color beige en diversas texturas, matices y diferentes acabados, para lograr variedad con la paleta de colores.

 

Sigue leyendo a Stella Velásquez