“Las personas asertivas conocen sus habilidades intelectuales, emocionales y sociales, y las aplican en favor de sí mismas y de su entorno, para crear empatía y, así generar salud, felicidad y bienestar”. Aprender y desaprender es la tarea constante de fluir con nuestras emociones e interactuar de una manera saludable; Desplazar la  ansiedad, la angustia y la inseguridad para generar empatía.

 

LA EMPATÍA ES UNA HABILIDAD SOCIAL

LA EMPATÍA ES UNA HABILIDAD SOCIAL

No se sienta abrumado por los pensamientos, deje la angustia existencial cuando no logra un objetivo, es mejor ir paso a paso; buscar la perfección a toda costa, es crear un costo emocional, que genera ansiedad, angustia e inseguridad. Cuando el perfeccionismo supera al punto de entorpecer, no te sientas en el mismo paso, caer es mirar hacia atrás, permanecer inmóvil o retirarse. Maneja la  inteligencia práctica para la resolución de conflictos, cuentas con el apoyo de tus proyectos, el equipo de trabajo calificado, la tecnología, los insumos, la logística,  por resultados satisfactorios.  Encuentre el punto de equilibrio cuando esté en la línea, sea consciente de los altibajos y cruce la barrera de las limitaciones emocionales, para no crear rupturas o brechas y fortalecer la seguridad emocional. “La empatía como habilidad social garantizará el flujo de ideas, cuando camines por el suelo embarrado no corras, debes ser cauteloso, la habilidad y la creatividad te harán surgir”. Generar empatía conlleva al bienestar y, con el bienestar, se clarifica el camino hacia la felicidad, es la armonía, el disfrute constante del crecimiento emocional, intelectual y sentimental, y con el aprendizaje de los errores avanza. Es saludable fluir cuando no entiendes una situación, no conoces el curso de los eventos, estás descubriendo o redescubriendo tus habilidades.