Una mente difusa genera confusión y altera el temperamento, evita los pensamientos producto del exceso de ego.

El equilibrio de las emociones con el dominio de la inteligencia, conduce a una cita conveniente.

Despeja las emociones y en armonía con el alma, protégete del error de una fuerza abrumadora.

La sabiduría acompañada por la diplomacia generan las actitudes óptimas para propiciar el momento oportuno, por lo tanto el conocimiento no es suficiente, debe haber coherencia.

LA INTELIGENCIA SUPERA A LA MENTE DIFUSA

LA INTELIGENCIA SUPERA A LA MENTE DIFUSA

Cuando el mar está en calma, la estrategia es adecuada, de allí saca el objetivo y proyecta la acción.

“Un acantilado, una avalancha que surge de origen volcánico, ruge con fuerza, germina y se convierte en roca”.

Una nueva vida, un paisaje único, en medio del mar, un acantilado es un símbolo de estabilidad, vigor y belleza.

Cuando acallas tu mente, es como un mar en calma, no temas que un acantilado brote en ti.

Un acantilado da vida a un paisaje único, el proceso es difícil, es necesario pulirlo, simplemente no centrarse en el barro y la ceniza.

Aunque parezca increíble, con la vida cotidiana somos pulidos y el proceso es tallado.

“Cuando las emociones no se manifiestan, es como un océano en calma con un volcán submarino que emite magma desde su centro con fuerza”.

Aquí la tierra es la mente, el magma son las emociones, la niebla flota, las olas pasan.

Nuestra adrenalina debe reservarse para un evento inesperado, protegernos de un peligro inminente.

“El recipiente de cerámica se derriba y la forma se vuelve a producir con un resultado productivo y fructífero”.

 

Sigue leyendo a Stella Velásquez