El vestíbulo de concepto abierto,  tiene las características de ofrecer la  bienvenida, ser un ambiente de espera, comunica a otros espacios, es un hall elegante.

Crea la expectativa en el espacio, antes de continuar con las otras estancias, las escaleras, o el salón principal.

Un lobby es una sala adecuada como galería de exhibición, enseñarás tus mejores ideas, arte y decoración.

Diseña el lobby como hall de entrada a doble altura, con una vidriera en la parte superior, ilumina el espacio y  realza la fachada.

En la sala de recibo, el rosetón en yeso para  el techo,  parecido a un medallón, una lámpara de colgar en espiral, que se desprenda de su centro y luces ocultas.  Otra opción sería proyectar varias lámparas pequeñas de colgar que sigan su perfil.

Instala las molduras decorativas, el zócalo en tono blanco y el papel tapiz, cada uno a la mitad de su altura; diseña los detalles en las columnas  de los salones principales.

Para las escaleras, crea la secuencia de lámparas pequeñas, instaladas en la contrahuella; obtendrás el trazo rectangular,  circular o de espiral, lograrás espacialmente el movimiento.

Caminando por el vestíbulo amplio, ¿qué tal unas lámparas de colgar rectangulares?  Ubícalas en el sentido contrario a la circulación.

Renovarás el ambiente, crea un ritmo con los adornos en el techo, una zona completa, la otra vacía y con cambio en el color.

Diseña un tapete en el suelo de mármol, o foto laminados resistentes al tráfico y de fácil mantenimiento.

La madera sólida en el sofá, imponente y pesada, con detalles de animales en las patas.

Expresa lujo, la mesa del centro redonda, con decoraciones talladas en las patas y adornos dorados.

Autora:

STELLA VELÁSQUEZ.

 

 

Sigue leyendo a Stella Velásquez