Todos hemos pasado algún día por una sombra que nos ha dejado inermes,

un tanto asfixiados.

Te miras al espejo y te encuentras algo descolorido,

un poco inerte.

Más Allá De La Sombra

Más Allá De La Sombra

Escuchas mucho ruido, algo de bullicio y dices: bla, bla, bla.

Luego escuchas unas palabras que te dicen:

Parla, parla, parla.

De pronto, cuando sientes que has perdido la batalla,

llega una luz, un destello,

un anhelo, una alegría, una idea que te motiva.

Ya sea ilusión o fantasía, encuentras un motivo para salir de las cenizas y ¡vuelves de nuevo a la vida!

¡Toma el aliento de vida nuevamente!

Te canta y te dice la vida:

¡Sal de la sombra, sal de ella!

Si ella no se mueve, tú No naciste con ella.

¡Si ya no encontraste el motivo para odiarte, encuentra el motivo para amarte!

Sigue leyendo a Stella Velásquez