La templanza para escuchar los gemidos de las almas perdidas, expresiones válidas de razonamiento con cordialidad, en el espíritu del progreso. Relativizar a los dardos, más ágil y confiable, con la comprensión, juicio y habilidad que se requieren, sin interés ante el error.

El inocente tiene xenofobia en el cuello y se alimenta cuando inclina la cabeza; En el momento en que deja de alimentarse, la intransigencia desciende y lo persigue, es la xenofobia la que hace crujir.

El multiculturalismo, permite participar en el entorno social, agregar valores, marcará la diferencia, el respeto por la diversidad cultural, lingüística, racial, étnica y de género.

La discriminación, es la ansiedad en el movimiento con la fábula del miedo, que divide o resta, es por la suma de la exclusión, y no volverá, lo agregará a su equilibrio.

El respeto a la diversidad cultural es el desafío para la sociedad, los defensores de la humanidad, los promotores de la igualdad y las libertades fundamentales en la cultura, la sociedad, la política y la economía, dada la crepitante xenofobia.

Sigue leyendo a Stella Velásquez