Confía en aquellas personas que han demostrado ser tus amigos, que han construido un vínculo emocional contigo, ríen, lloran y son tus aliados en  las duras y en las maduras, y celebran contigo, por tu valía y por tus logros.

Ojo de cerradura para tus sueños, algunos son traicionados por la espada de la envidia que destroza los sueños, menoscaba los talentos, y trata de apagar la lámpara del alma.

Cuando tus anhelos íntimos son revelados, causa escozor en personas que no son dignas de confiar, y podrían trabajar a la inversa para hacerte perder la valía, obstaculizarte y anularte.

Superar la falta de aprobación, tus planes en mentes inadecuadas, podrían convertirse en tu propio tropezadero, no querrás que te pongan zancadillas.

Rodéate de personas leales, tus verdaderos amigos, ríen, lloran sueñan y aman lo que eres, lo que haces, lo que quieres ser y lo que quieres alcanzar.

Fortalece el discernimiento, activa la intuición, te permitirá encontrar el momento, cuando soñar, planear, realizar, perfeccionar y sacar a la luz; no se retira el pan crudo fuera del horno, todo tiene su tiempo y ocasión.

Paso a paso por tus objetivos, que te llevaran de regocijo en regocijo, mira el lado positivo, evitarás alardear y crear falsas expectativas, estarás conectado a la realidad; como un agasajo o una fiesta, no cuentas todo, se acabaría la novedad, elige sorprender.

La conexión emocional es relevante, suma y pesa por la consecución de tus metas, aquellos que vibran contigo y por ti, desde el inicio hasta el final; la lealtad crea el vínculo de la confianza y sintoniza con la conexión emocional.

 

 

Sigue leyendo a Stella Velásquez