La mente reflexiona, observa el camino a través de las nubes.

Estoy a tu lado, sin peso ni frío.

Amas mi abrazo y mi suave susurro te revela.

Exudar por ti al amanecer, me transforma en cobijo y en suave regazo.

Despierto a tu lado como un destello de luz en la mañana.

 

Sigue leyendo a Stella Velásquez