Comportamiento estereotipado, no se puede magnificar como la verdad absoluta.  La llave mágica que abre un lugar encantado y, vivir de una manera irreal, podría generar desilusión o alienación.

El estereotipo de ti misma para ridiculizar, no te desanimes, vive tu vida, continúa, sal del molde.

El miedo al ridículo, propicia la ansiedad, corazón desanimado para la vida social, la actividad física, y el estudio.  La angustia generada por una situación mental creada, le hace perder el juicio, el razonamiento y el habla fluida.

La vida cliché, una vida superflua, donde tú mismo eres el que elige qué tan alta o chica es la farsa que quieres alcanzar, son las nubes que cambian el color del tornasol.

La imagen encapsulada, debe salir del molde de estereotipo, para brillar, y ser real.

Para ser feliz, confiar en ti mismo, soy real, puedo, quiero, existo, tengo mi espacio en el universo, estoy aquí y me acepto, tomo el control de mi vida, tengo una vida con un propósito.

Falsos estereotipos, el miedo a no ser aceptado, a ser rechazado y malentendido,  miedo al ridículo generado por la inseguridad, la autoconfianza.

 

Sigue leyendo a Stella Velásquez