-FOBIA SOCIAL-

 

El miedo al rechazo es la idea errónea que una persona tiene, de que no será aceptada como es y cómo actúa.  En cierto modo se debe a que no ve la vida tal y como es, por falta de autoestima.

 

Cuando el miedo a ser rechazado supera a la persona, se dice que sufre Fobia social.

 

Una fobia es un miedo intenso que compromete la salud emocional cuando la persona pierde el control ante una situación, cosa o individuo, que le produce el temor.

También puede ocurrir que la persona sienta odio o antipatía intensos por alguien o algo, en este caso a ser rechazado.

La fobia social es un trastorno de la salud emocional, cuando no es tratada desencadena otros problemas  emocionales, sociales y políticos.

 

 

La persona con fobia social tiene conductas alteradas que destacan:

 

  • Crea barreras.
  • No se muestra tal y como es.
  • No tiene valor por la salud.
  • No expresa sus ideas libremente.
  • Cree ser juzgada.
  • Reacciona asumiendo que será discriminada.
  • Asume que es rechazada.
  • No siente motivación sino aversión.
  • Crea historias ficticias de la realidad.
  • Está a la defensiva.
  • Por lo general es despiadada y algunas veces se vuelve cruel.

“La persona con miedo al rechazo es presa de la duda, la incertidumbre y del que dirán, no tiene una personalidad definida, prefiere ser aceptada a ser auténtica”

 

Entre las consecuencias de la fobia social o miedo al rechazo están:

 

  • La persona constantemente se siente ansiosa.
  • No demuestra abiertamente sus afectos.
  • Actúa con frialdad y falta de amabilidad.
  • Se abstiene de ser natural y efusiva.
  • Se infringe un autocontrol para parecer ser.
  • Se ve constantemente afectada por el estrés.
  • Imita patrones de comportamiento para ser aceptada.
  • Está en el límite emocionalmente, a punto de explotar.

 

Para soltar la fobia social y el miedo al rechazo, te daré unos tips… seguro ayudarán:

  • Trabajar el auto concepto.
  • Reconocer las propias habilidades sociales.
  • Crear enlaces reales de amistad.
  • Fortalecer los vínculos afectivos con la pareja.
  • Defender las propias convicciones.
  • Dejar el miedo a lo que dirán.
  • Superar las críticas.
  • Participar en reuniones, donde se intercambien opiniones.
  • Aceptar otras formas de ver la vida.
  • Establecer la propia realidad.
  • Fortalecer la propia personalidad.

“Si te encuentras en alguna etapa de tu vida con miedo a ser excluido, elige fluir, deja de creer que eres señalado, trabaja la valoración positiva de ti mismo”

 

Sigue leyendo a Stella Velásquez