La berenjena es una verdura muy sabrosa con múltiples propiedades beneficiosas para la salud, a pesar de que durante mucho tiempo tuvo mala fama por considerarse tóxica. Hubo personas que decía que producía locura. Esta verdura es la base de muchos platos de la gastronomía asiática y mediterránea.

La berenjena puede ser consumida de diversas formas y en distintas preparaciones, aunque siempre debe comerse completamente cocida, ya que contiene solanina, una sustancia tóxica que puede producir trastornos digestivos y dolor de cabeza.

Beneficios de la berenjena

  • Posee muy pocas calorías (17 calorías cada 100 gramos)
  • Mejora la circulación sanguínea.
  • Tiene propiedades antioxidantes, ya que contiene vitamina E, antocianina, un antioxidante que se encuentra en la piel de la berenjena y protege al organismo de algunos tipos de cáncer y enfermedades cardíacas, por lo cual es recomendable comerla con piel
  • Tiene un alto contenido de potasio y algo de sodio, importantes para el sistema nervioso y cardiovascular
  • Es un muy buen diurético por lo que ayuda a perder peso
  • La fibra de la berenjena contribuye depurar el organismo, a bajar los niveles de azúcar en sangre.
  • Es una que favorece la eliminación del colesterol, ya que absorbe las grasas de los alimentos que se comen.
  • Aporta un alto contenido de ácido fólico, muy importante para las embarazadas durante los primeros meses de gestación
  • Es un vegetal muy indicado para las personas que tienen diabetes
  • Estimula el funcionamiento de la bilis, siendo muy efectivo su consumo en casos de insuficiencia hepática, por ejemplo
  • Es un vegetal muy rico en magnesio y hierro, una berenjena grande puede aportar hasta el 15% de la cantidad de éstos que se recomienda consumir diariamente. En otro escrito les abordaré el tema del calabacín y sus propiedades curativas.

Berenjenas y calabacines al horno

8 porciones

Ingredientes:

8 berenjenas grandes cortados gruesos en rodajas

2 cebollas grandes cortadas  en rodajas finas

6 calabacines grandes a lo largo con harina blanca para rebozar

1/2 kilo de albahaca fresca picadita o desmenuzada

2 kilos de tomates cortados en rodajas finas

5 dientes de ajos machacados

7 cucharadas de aceite para hacer la pulpa

½ taza de aceite de maíz o soya para freír

½ kilo de queso mozzarella

150 gramos de queso parmesano rallado

Unas ramas de cilantro.

Orégano al gusto

Sal y pimienta al gusto

 

Preparación:

Precalentar el horno a 180°C. Cortar las berenjenas en rodajas, salarlas y dejarlas en reposo por media hora. Calentar el aceite en una sartén grande freír la cebolla y el ajo por 4 minutos. Incorporar los tomates,  la albahaca y el cilantro Salpimentar y revolver por 25 o 30 minutos a fuego lento. Esto debe estar reducido a pulpa.  Secar las berenjenas y rebozar en harina de trigo con el calabacín. Freír en aceite las berenjenas y los calabacines. Reservar en un bol.  Untar mantequilla en un molde rectangular grande. Poner una capa de berenjena en la bandeja  y colocar encima la pasta del tomate y la albahaca. Luego una capa de queso mozzarella. Después, poner una capa de calabacines, otra capa de pasta de tomate con albahaca y otra de queso mozzarella. Repetir las capas hasta terminar con la capa de queso mozzarella. Espolvorear el queso parmesano rallado y hornear a 200°C por 30 minutos o hasta que esté dorado el queso. Servir acompañando un pescado o carnes blancas.

Sigue leyendo a Susan Castro