Antes de empezar a trabajar en Terapias de Sanación Cuánticas y Holísticas o hacer Terapias Reiki con piedras preciosas o semipreciosas como los cuarzos debemos  limpiarlas. Si nos las regala un pariente o amigo, le preguntaremos si la ha limpiado, sino lo ha hecho, también debemos hacerlo.

¿Por qué?

Muy sencillo. Desde que una piedra sale de la naturaleza hasta que llega a nuestras manos, ha recibido millones de energías diferentes. Mucha gente que las ha tocado y observado en un negocio de gemas. Además, las piedras tienen la energía de quien las ha recogido en la veta de la mina. Pueden conservar la energía de ese animal que uso esa piedra para hacer o proteger su madriguera. Posee la energía de  los cambios climáticos, del Sol, de la Luna, la energía de odio e ira que le dio ese chico cuando se la tiró a otro chico… son muchas las influencias que recibe el mineral en cuestión Si trabajaremos con estas piedras tal y como las recibimos, podría ser caótico y no servirnos para nada, o bien, conseguir todo lo contrario que queremos conseguir.

Una vez, un chamán me dijo una cosa muy curiosa cuando le pregunte como limpiar las piedras:

“Novato, ¿Crees que con un simple ritual, siendo tan solo un hombre, puedes limpiar las energías que la madre tierra ha tardado millones de años en dar a ese mineral?”

Y tenía razón, por muy potente que fuese nuestra energía, no es la de la madre tierra, así que lo único que podemos hacer es limpiar las influencias externas, esas energías que ha absorbido en los últimos tiempos, o días en esa tienda, nunca la energía con la que la ha cargado la Gran Madre, eso sería quitarle el alma. Hay varios métodos, que a continuación describo. Tengo que resaltar que estos métodos no solo sirven para las limpiar y purificar los minerales, sino también para cualquier objeto que se precie.

MÉTODO de LIMPIEZA DEL AGUA CON SAL:

Lo que necesitaremos es:

Un día de luna llena.
Un cuenco con agua.
Tres pizcas de sal gorda (es recomendada, sino tenemos sal gorda usaremos sal normal).
Cualquier tipo de fuente de agua corriente (un río, el mar, el grifo de casa…).
Este ritual conviene hacerlo en un día de Luna Llena, así pues, puede formar parte de un ritual de Luna Llena si los celebramos.

Cogemos el cuenco, lo llenamos de agua, del río o del grifo, dependiendo de donde nos encontremos en ese momento, le echamos las tres pizcas de sal y removemos tres veces en sentido de las agujas de reloj con el dedo índice de nuestra mano de poder (derecha para los diestros, izquierda para los zurdos). A continuación colocamos las piedras que queramos limpiar en el cuenco, y lo dejamos toda la noche a la luz de la luna llena, de esta forma el agua con sal las limpiará y la luna llena las purificará. Es importante echarle sal al agua pues la sal absorbe las energías que queremos eliminar de las piedras. Si vivimos cerca del mar, podemos usar en vez de agua con sal, agua marina, un agua incluso muchísimo más potente, pues como dice mi abuela, el agua del mar lo cura todo. Después de toda la noche, cogemos el cuenco. No importa si le dan algunas horas el sol, pero sería conveniente quitarlas al amanecer o un par de horas después como mucho.

Ahora es el momento de usar el agua corriente. Si vamos a usar el agua marina o de un río, metemos el cuenco, sin quitarle el agua, en una red, de forma que podamos atarla a algún sitio, podamos meter el cuenco en el agua y ni se nos vayan las piedras ni el cacharro. Si no tenemos a nuestra disposición un río o el mar, como es mi caso, las dejamos debajo de un grifo abierto. Tendrán que permanecer allí de 10 a 20 minutos. Esta operación se hace para que el agua elimine los restos de sal “sucios” de las energías que queremos eliminar, de otra forma esos restos quedarían ahí e influenciarían en la piedra. Luego es conveniente limpiar bien la sal restante de cada piedra, cogiéndolas y dejándolas individualmente en nuestra mano de poder bajo el grifo, mientras visualizamos como los últimos resquicios de energía sobrante de la piedra desaparecen.

LIMPIEZA DE LAS PIEDRAS CON EL SOL:

Lo que necesitamos:

Un día soleado.
Un cuenco con agua.
Tres pizcas de sal gorda (es recomendada, sino tenemos sal gorda usaremos sal normal).
Cualquier tipo de fuente de agua corriente (un río, el mar, el grifo de casa.

Es similar a la limpieza anterior, pero en esta ocasión dejaremos las piedras durante 3 o 4 horas (3 en verano, 4 en invierno) dentro del agua con sal a la luz del sol. Es importante que les den los rayos de luz directamente. El resto del proceso es igual.

LIMPIEZA DE LAS PIEDRAS CON LA TIERRA:

Lo que necesitamos: Un sitio para enterrar la piedra. En esta lo que intervienen son los poderes de la tierra. Entierra la piedra en un sitio seguro y que no tenga mucha afluencia de gente durante aproximadamente una semana, luego sácala, límpiala y comprueba si se ha limpiado energéticamente correctamente, como en el método anterior. Si es así, ya está lista. Este método también sirve para piedras que se han desgastado enérgicamente, así conseguiremos que recargue su energía.

LIMPIEZA DE LAS PIEDRAS CON LOS CUATRO ELEMENTOS:

Lo que necesitamos:

Un cuenco de agua.

Una vela roja.

Una vara de incienso.

Un plato con tierra o con sal.

Este es el medio más complejo. Se suele usar cuando no tenemos a disposición los lugares adecuados para hacer el resto o, como sucede con algunas piedras (que indicaré al final), que no se pueden limpiar con agua o con sal. Este método sí que nos llevará menos tiempo. Preparamos una mesa o un altar. Colocamos el cuenco con agua en el Oeste. Encendemos la vela y la colocamos en el Sur. Encendemos el incienso y lo colocamos en el Este y, para terminar, ponemos el cuenco con tierra en el Norte. En el medio de todo esto la piedra que queremos limpiar. Cuando este todo listo, detenemos nuestra mente, nos dirigimos al norte, al plato con sal o tierra. Colocamos la piedra allí, la enterramos y decimos algo como: “¡Te purifico con la tierra!”. Nos concentramos unos minutos mientras visualizamos como la tierra absorbe las energías que queremos limpiar de la piedra, o las piedras. La sacas de ahí, la limpias un poco con la mano y las pasas sobre el humo del incienso, unas 9 veces, de derecha a izquierda, mientras dices: “¡Te purifico con el aire!”

Observa como el humo pasa por la piedra, la atraviesa y se lleva las energías perturbadoras. Luego pasas la piedra por la llama de la vela varias veces y rápidamente, para evitar quemarte, mientras dices: “¡Te purifico con el fuego!”. Visualiza como el fuego quema las energías negativas de la piedra. Para terminar colocas la piedra en el agua, y dices: “¡Te purifico con el agua!”. Visualiza el agua lavándola. Comprueba con la forma que he dicho anteriormente si la piedra está limpia, sino lo está repite el ritual cuantas veces sea necesario. La piedra ya está lista para ser usada.

Ahora es aconsejable dar una relación de piedras que no se pueden limpiar (por sus cualidades), con determinados tipos de procedimientos:

LIMPIEZA DE LAS GEMAS CON AGUA Y SAL:

Existen piedras que no se pueden meter en la sal o en el agua, algunas porque la sal las dañaría, otras porque se derretirían con el agua. Entre ellas están las piedras engarzadas en plata (pues la sal dañaría la plata), la pirita, los metales (por la misma razón que la plata), la halita o selenita (ya que están compuestas por sal y se derretirían con el agua) o el lapislázuli (puesto que suele tener incrustaciones de pirita).

LIMPIEZA DE LAS PIEDRAS CON EL SOL:

Existen piedras que con exponerlas 3 o 4 horas al sol perderían mucho color. Estas son, por ejemplo, la amatista, el cuarzo rosa (o cualquier cuarzo con color), el ópalo, el zafiro o las ágatas. Generalmente aquellas piedras que tienen un color semitransparente.

Las frases que he escrito son simples pero eficaces. Puedes cambiar las palabras, hacer frases más complicadas. Recuerda que la magia está en ti, no en las palabras que pronuncias.