El arquetipo de la mujer triunfadora y emprendedora rebosa de energía, entusiasmo, seguridad y estima personal. Centra todas sus necesidades en desarrollarse intelectualmente. También, a nivel profesional y social busca alejarse de la mediocridad. Es de las que piensa: “si pretendes que te asciendan en tu organización empresarial vístete como si ya tuvieras ese puesto. Nunca bajes la mirada ni te tapes la boca por nada del mundo eso demuestra que no estás segura de ti misma. Píntate los labios de rojo y sonríe”. Posee un sentido del humor agudo e inteligente, tanto para sí misma  y hacia los demás.

 

Mujer triunfadora

Mujer triunfadora

Cada mujer nace con un temperamento muy particular y específico genéticamente  heredado de sus ancestros.  Este temperamento sirve como apoyo  para desenvolverse en el mundo que le rodea. Son muchos los factores ambientales, familiares y educativos que moldean el temperamento. Además, alcanzar metas modifica todas las actitudes y comportamientos de cualquier mujer. Su personalidad es el resumen de experiencias y conocimientos. La mujer triunfadora siempre genera algo a partir de sí misma. Muchas acciones nos demuestran quien es ella en realidad.

La mujer triunfadora sigue ciertos patrones de conducta.  Si tomamos en cuenta que arquetipo es un modelo o prototipo. Sus necesidades pueden tratarse de algo físico o simbólico. Ella es audaz, seductora, escaladora social y laboral, dominantes y anda por el mundo consciente de sus talentos para impresionar. Antepone todos sus proyectos laborales y de vida antes que la gente. No saber llevar una vida tranquila pues va de batalla en batalla. Corre detrás de sus matas y sueños sin escuchar a nadie. Toma decisiones que pueden cambiar su vida radicalmente sin tomar en cuenta  lo que piense su marido o su familia.

La mujer triunfadora despierta admiración y envidia al mismo tiempo. Se le mira con una lupa. Mientras que al hombre exitoso o victorioso se le trata como un héroe en nuestra sociedad. Otras mujeres en lugar de apoyar a la mujer triunfadora intentan que tropiece y se hunda. Lo que no sospechan es que ella se mueve en las situaciones conflictivas como pez en el agua. Doña Triunfo es un hueso duro de roer. Es una motivadora nata que arrastra multitudes con su entusiasmo. Conscientemente, trabaja con todo su potencial ya que busca su éxito personal y social. Así que se viste, come y actúa para vivir una vida victoriosa.

Ella se adapta a la mayoría de las situaciones adversas. Es valiente. Lucha  para sortear positivamente todos los obstáculos. Generalmente, la gente que le rodea siente simpatía por ella de forma instantánea y la toma como modelo a seguir e imitar. Derrocha pasión en todos los aspectos. En lugar de dar buenos consejos incita a las personas que piensen  y presenten sus propuestas. Además, a nivel laboral se las ingenia para que el personal a su cargo o la directiva  se enamore de los proyectos tanto como ella. Felicita cuando se ejecuta bien cada meta proyectada. Y consigue que todo el mundo se sienta orgulloso de participar. Por esta y muchas razones todos quieren  formar parte de su equipo, ya sea en la Universidad o en las empresas donde trabaja.

Mujer triunfadora

Mujer triunfadora

Doña Triunfadora sabe sacar la mejor veta de cualquier capacidad o cualidad que posea. Es talentosa al 1000%.  Siempre resulta atractiva físicamente. Es de personalidad muy encantadora. La gente se lanza a sus pies y escucha atentamente todo lo que dice. Todos se desviven por ella… y ríen con sus chistes inteligentes. Exhala entusiasmo y magia. Disfruta siempre de lo que hace. Se enamora de los proyectos que emprende. Persigue metas en las que cree ciegamente. Es capaz de apagar sus deseos personales si estos entorpecen el buen funcionamiento de lo que se trae entre manos. “¿Irme de vacaciones? No gracias. Necesito sacar este proyecto adelante. Después, pensaré en un viaje por Italia”.

Esta mujer triunfadora  es muy honesta y abierta. Sin embargo, a no todo el mundo le gustan las verdades bien argumentadas. Ella es adicta al trabajo. No le importa sacrificar una reunión familiar  quedándose en la oficina trabajando. Da todo en cada proyecto. Y suele exigir a sus colaboradores la misma devoción y dedicación al trabajo. Esta mujer es disciplinada y efectiva en casi todos los ámbitos. Incluso en la crianza de uno o dos hijos. No alza la voz. Va por toda su casa explicando lo que quiere. Camina con paso firme. Puede parecer un poco brusca.

 

Las grandiosas hazañas de esta mujer  hace que por lo general sea admirada y respetada de cerca y en la distancia.

 

Sigue leyendo a Susan Castro